Tenía facetas desconocidas.

Siguen pasando los días y el baloncesto continúa de luto tras la partida de la estrella de la NBA, que perdió la vida en un accidente de helicóptero en California.

Un gran atleta, pero más grande como persona, seguramente será recordado no sólo por su legado en el deporte ráfaga.

La mayoría de la gente piensa que las estrellas del deporte llenarían de autos exóticos y super deportivos sus cocheras, pero Kobe realmente era diferente. Un verdadero amante de los autos sabe que no todo es la velocidad, sino cubrir todas y cada una de las necesidades que todo hombre de familia tiene.

Por eso, queremos recordar su memoria con lo que a nosotros nos apasiona, y compartir de alguna manera también esa pasión que el astro mantenía con algunas de estas joyas de su garaje, piezas envidiables por cualquiera, pero también muy personales para el basquetbolista.

Ferrari F430 Spider

Este auto italiano era uno de sus favoritos. A pesar de tener ya más de dos años con él, se le seguía viendo frecuentemente en las calles de la ciudad. La precisión en el manejo y contar con el motor detrás consigue emocionar a cualquiera que lo conduzca. La deportividad a cielo abierto es una experiencia única que te llena de vida.

Precio al momento de la venta: 329 mil dólares.

Lamborghini Murcielago

Siguiendo con los deportivos, este otro italiano, con un motor más salvaje y en ese amarillo característico es una bomba de sensaciones. No es fácil domar a un toro de estos, pero Bryant conocía bien lo que podía hacer con esta maravilla, que además montaba un V12 de 572 HP. El sonido también es algo que los amantes del automovilismo aprecian, y seguro escuchar esta melodía era terapéutico para el basquetbolista.

Precio al momento de la venta: 450 mil dólares aprox.

Lamborghini Aventador

Terminando con los deportivos de esta lista, tenemos uno completamente radical, que repite el V12, pero ahora con nada despreciables 700 HP, tracción integral y toda la deportividad del toro de Sant’Agata.

De un manejo menos complicado que su antecesor, esta bestia produce uno de los mejores sonidos de motor de la industria, además de conseguir mayores velocidades, haciendo creer al conductor un mejor piloto. Sin duda que Kobe disfrutaba la sinfonía, además de la velocidad y el cúmulo de sensaciones, cubriendo esa necesidad de control a altas velocidades que tanta pasión y adicción producen.

Precio a la hora de la venta: 400 mil dólares aprox.

Cadillac Escalade

Este mítico modelo estadounidense no puede faltar en la cochera de cualquier padre de familia que precisa de espacio y lujo. Ya con algunos años, este enorme SUV era el favorito para salir de viaje con sus seres queridos.

Precio a la hora de la venta: 60 mil dólares aprox.

Jeep Wrangler Call of Duty Black Ops Special

La vida de una celebridad seguramente no es fácil por el hecho de estar escapando de los paparazzis. Conociendo la sencillez de Bryant, este vehículo cumplía dos funciones muy importantes: hacerlo pasar desapercibido y por supuesto, salir de la carretera sin preocupaciones de ningún tipo. A pesar de ser un auto “accesible”, esta versión especial explica esa necesidad de personalizar sus autos, algo que disfrutaba mucho.

Chevy Impala

Siguiendo con los autos personales, Kobe Bryant amaba la cultura latina de Los Ángeles, incluso sabía hablar muy bien español.

Este soberbio Impala 1963 con toda clase de personalizaciones que le costaron cerca de 100 mil dólares es un vivo ejemplo de ello, a pesar de que tiene algunos años que lo vendió por eBay.

Bentley Azure Mulliner

Vivir en las tierras de Hollywood también influye. Este, uno de los turismos convertibles más lujosos de la casa británica hacía que todo lo clásico exudara calidad.

En color crema, este modelo de 2007 hacía las veces de limusina, pero además, fue uno de los últimos autos que sumó a su cochera, justo antes de retirarse de la NBA. Claro, estos autos también son personalizados, y el de Bryant no es la excepción.

Precio al momento de la venta: ND.

Bentley Continental GT

Si un día no le apetecía ir en su limusina, este coupé deportivo de lujo es justo lo que se necesita si lo que pretendes es ir rápido, destacar en las calles y disfrutar de la conducción y el lujo. Con un W12 de 6.0 litros y 560 HP no se le puede pedir nada.

Precio al momento de la venta: Más de 180 mil dólares

Lujo, deportividad, sensaciones, capacidad, off road. Prácticamente todo lo que los autos nos pueden dar, y casi todo lo que podríamos pedirles. Eso es lo que el gran Kobe Bryant nos deja como anécdota. No todo es la velocidad o el lujo, lo más importante es el disfrute de hacer lo que te gusta, de sentir la pasión por algo cada día, y compartirlo con los tuyos.

 Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta