El presidente estadunidense, Donald Trump, reveló en Washington su plan de paz para Medio Oriente, que es considerado como «histórico» por Israel, pero que tiene pocas probabilidades de llegar a aplicarse ante el fuerte rechazo de los palestinos.

El presidente estadunidense destacó que Israel está dando «un gran paso hacia la paz», enfatizando que los palestinos merecen «una vida mucho mejor y una oportunidad histórica» de tener Estado independiente

«Ningún palestino o israelí será sacado de su casa», enfatizó.

El objetivo de formular una propuesta susceptible de convertirse en el «acuerdo final» entre israelíes y palestinos fue confiado por el mandatario estadunidense a su yerno y consejero Jared Kushner en 2017, para buscar anotarse una victoria en un terreno donde todos sus antecesores han fallado.

El anuncio de Trump, acompañado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ocurre en momentos en que el Senado de Estados Unidos debate el juicio político a Trump y en que el Knéset (Parlamento israelí) debate la posibilidad de retirarle a inmunidad a Netanyahu para que sea procesado por acusaciones de corrupción.

En tanto, según altos responsables palestinos, el presidente Mahmud Abas ha rechazado en los últimos meses las ofertas de diálogo de Trump por considera su propuesta de paz como «ya muerta», porque, aseguran, reconoce Jerusalén únicamente como capital de Israel, así como la anexión de colonias israelíes construidas en tierra palestina.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta