La organización World Animal Protection externó su beneplácito por la decisión del Gobierno de China de imponer una prohibición para el comercio de vida silvestre, vigente desde este martes 28 de enero, en respuesta al brote de Coronavirus, que azota a la población.

Kate Nustedt, directora global de Vida Silvestre de World Animal Protectiondestacó que esta medida evitará el terrible sufrimiento de millones y millones de animales que son arrancados de su hábitat en todo el país.

«Crucialmente, también pondrá fin a las terribles condiciones que sirven como un foco mortal de la enfermedad. Esperamos que este valiente paso se haga permanente y se extienda a todas las importaciones y exportaciones de vida silvestre, para ayudar a prevenir futuras crisis de esta naturaleza», manifestó.

La activista dijo que, si bien se requieren pruebas de laboratorio para confirmar la fuente exacta del Coronavirus, «es la actividad comercial de la vida silvestre y el sufrimiento animal asociado a ella, lo que en última instancia es responsable de este brote», independientemente de que las especies involucradas sea anfibios, aves, mamíferos o reptiles.

Recordó que se sospecha que el Coronavirus se transfirió de serpientes a humanos, ya que «los reptiles cautivos están bien documentados como portadores de patógenos, como bacterias, parásitos y virus, que pueden transferirse a los humanos».

Explicó que las serpientes vendidas en mercados como el de la provincia de Wuhan, China, y en muchos otros mercados del mundo, sufren condiciones terribles antes de llegar allí.

«Han sido capturados en la naturaleza, empacados en bolsas o pequeñas jaulas para su transporte al mercado, o criados intensivamente en ranchos y granjas donde se mantienen en contenedores superpoblados. De cualquier manera, estas condiciones son incubadoras para la transmisión de enfermedades y la evolución de patógenos más virulentos», agregó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta