Un avión de vigilancia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se estrelló hoy en un sector controlado por los talibanes en la provincia oriental afgana de Ghazni, anunciaron los insurgentes, accidente confirmado horas después por el Pentágono.

«Un avión de los ocupantes estadunidenses se estrelló en la provincia de Ghazni», dijo el portavoz talibán Zabihula Mujahid en un comunicado en idioma pastún, en el que agregó que ningún tripulante sobrevivió.

Mujahid dijo que se trató de un «derribo táctico» sin explicar cómo.

Desde Washington, el Departamento de Defensa confirmó el accidente que involucró a un avión de vigilancia, un Bombardier E-11A. Ese tipo de avión es, en esencia, un jet ejecutivo modificado y adaptado para tareas de vigilancia electrónica.

«Aunque la causa del accidente está bajo investigación, no hay indicios de que haya sido causado por fuego enemigo», matizó el coronel Sonny Legget, portavoz de las fuerzas estadunidenses en Afganistán.

El militar tampoco dio información sobre la cantidad de muertos en el incidente.

La caída del avión tuvo lugar en momentos en que los talibanes y Estados Unidos se encuentran discutiendo los términos de un acuerdo sobre la retirada de las fuerzas norteamericanas de Afganistán, a cambio de garantías de seguridad por parte de los insurgentes.

Videos y fotos colgados en una cuenta de Twitter, cuya autenticidad no pudo ser confirmada, muestran restos de un avión de porte mediano estrellado en medio de un campo nevado. La cola del avión, que parece intacta, luce el emblema de la fuerza aérea estadunidense.

Las primeras informaciones sobre la caída de la aeronave, sin precisar nacionalidad, habían sido brindadas por la Dirección de aviación civil afgana, que solamente precisó que no se trataba de un vuelo comercial.

El avión se estrelló hacia el mediodía, indicó el portavoz de la policía de Ghazni, Ahmad Khan Seerat, añadiendo que esta «zona no es segura» debido a la presencia de insurgentes talibanes.

El accidente ocurrió en el distrito de Deh Yak, al este de la ciudad de Ghazni. Fuera de las ciudades, la región está dominada por los talibanes, lo que complica considerablemente el envío de socorristas e investigadores.

Los accidentes que involucran a vuelos militares, en especial helicópteros, son frecuentes en Afganistán, donde a las exigencias de operaciones al límite debido a la guerra, y a los ataques talibanes, se suman habitualmente las malas condiciones meteorológicas.

 Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta