El Pentágono confirmó este lunes la caída de un avión militar en Afganistán y negó la existencia de indicios que avalen su derribo por los talibanes, quienes afirman que el aparato fue «abatido tácticamente».

Un Bombardier E-11A estadounidense cayó hoy en la provincia de Ghazni, en Afganistán, dijo el coronel Sonny Leggett, portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán.

«Aunque la causa del accidente está bajo investigación, no hay indicios de que haya sido causado por fuego enemigo», agregó el vocero, quien no dio información sobre la cantidad de muertos en el incidente.

A continuación, el oficial estadounidense tachó las afirmaciones talibanes de «falsas».

Los talibanes habían reivindicado antes en un comunicado el derribo de una aeronave de las Fuerzas Armadas estadounidenses, en el que «todos los tripulantes del avión y los oficiales de la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) a bordo murieron».


La reivindicación de los talibanes llegó después de que las autoridades afganas aseguraran que el aparato siniestrado era un avión comercial de una aerolínea local, aunque esa hipótesis pronto fue perdiendo fuerza a medida que las compañías lo negaban al tiempo que llegaban imágenes del siniestro, que apuntaban a un aparato estadounidense, algo que finalmente confirmó Estados Unidos.

Afganistán vive una cruenta guerra desde que en 2001 una coalición liderada por Estados Unidos derrocó del poder al régimen talibán, que desde entonces combate para volver a controlar el país, donde en la actualidad dominan amplios territorios.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir

Dejar respuesta