Rafael Nadal venció este lunes al australiano Nick Kyrgios, con un marcador de 6-3, 3-6, 7-6 (8/6) y 7-6 (7/4), para entrar a cuartos de final en el Abierto de Australia; sin embargo, el número 1 del mundo jugará ante Dominic Thiem para clasificar a semifinales.

Cabe señalar que en las últimas dos finales que estos tenistas se vieron las caras fue en Roland Garros, en donde el español salió victorioso.

En su mejor actuación en lo que va de torneo, Nadal supo domar a la estrella local, sostenida por la Rod Laver Arena, que pagó el peaje físico de jugar con el número 1 mundial y no dio la talla en los dos tie breaks que definieron el partido.

Embedded video
Kyrgios había aparecido en la pista para realizar el calentamiento con una camiseta de Kobe Bryant con los Lakers, para rendir homenaje a la leyenda fallecida el domingo en un accidente de helicóptero en las inmediaciones de Los Ángeles.

«¿Qué puedo decir de Nick? Cuando juega como hoy, con actitud positiva, es muy bueno para nuestro deporte», dijo Nadal, campeón en Australia en 2009 y que busca igualar los 20 Grand Slams de Roger Federer.

5″Fue un partido realmente duro. Se podría decir que controlé el primer set, pero de hecho contra Nick es imposible controlar. Se vio en el segundo set», analizó el español, que realizó su entrevista posterior al partido con una gorra negra de los Lakers.
Kyrgios unió a su juego atípico, lleno de decisiones inesperadas, seriedad y aplicación, lo que complicó la cosa al número 1, que ha perdido frente al australiano en tres ocasiones, pero suma cinco victorias.
El australiano, más comedido que en otras ocasiones, dejó algunas perlas, como la rotura de su raqueta en el tie break de la tercera manga.
Cuando Nadal se impuso en este desempate, parecía que tenía hecho lo más duro. Pero Kyrgios, llevado por su público y a imagen del partido épico que ganó contra Karen Kachanov en la tercer ronda (cinco sets, con cuatro tie breaks y 4H30 de juego) parecía en condiciones de forzar el quinto.
Pero el físico le empezó a pasar factura. Tras un intercambio, se quedó sin respiración y dobla el espinazo después de que Nadal se colocara 4-2 en el cuarto.
En su último esfuerzo fue capaz de romper el saque del español y forzar el tie break. Aquí acabó su resistencia. Educadamente reconoció la victoria de Nadal, con el que ha tenido algunas polémicas y choques dialécticos.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta