Hace 86 años cambió el curso de las mujeres dentro de las instituciones de la Ciudad del Vaticano.

La Santa Sede contrató a Hermine Speier en 1934, quien se hizo cargo de la información fotográfica durante el mandato de Pio XI, gracias a sus conocimientos de fotografía, arqueología y del idioma etrusco.

Este mes, Francesca di Giovanni volvió a hacer historia en la Iglesia al acceder a un cargo como diplomática.

Por nombramiento del papa Francisco, se convirtió en la primera mujer en ocupar la subsecretaría de Estado del Vaticano, la oficina más importante de esa ciudad Estado.

«El Santo Padre ha tomado una decisión innovadora, ciertamente, que, más allá de mi persona, representa un signo de atención hacia las mujeres”, declaró luego de ser nombrada.

Sin embargo, pidió que su caso no se enfoque en el género.

«Pero la responsabilidad está ligada a la tarea, más que al hecho de ser mujer”, dijo la abogada de 66 años de edad.

Tradicionalmente esos puestos están reservados para sacerdotes, obispos o cardenales.

Sin embargo, Di Giovanni será responsable de organizar y aligerar la carga de la dependencia y enfocarse en las relaciones internacionales.

También será la responsable de la organización intergubernamental y la red de tratados multilaterales.

Así como de los asuntos que responden al bien común internacional: el desarrollo, el medio ambiente, la protección de las víctimas de los conflictos, la situación de la mujer.

Actualmente, el Vaticano ya cuenta con mujeres en cargos como la subsecretaría en la congregación para las órdenes religiosas y dos subsecretarías en la oficina para los laicos.

Sin embargo, la Secretaría de Estado es la oficina más poderosa.

En total, existen hoy 950 mujeres realizando labores  administrativas en la Santa Sede.

EL DERECHO MARCÓ SU VIDA

Desde hace 30 años, Di Giovanni trabaja en la dependencia que actualmente encabeza.

Su currículum está marcado por estudios de derecho internacional humanitario y privado, género, migraciones y comunicación.

Con su nombramiento, reforzará su experiencia.

«La Santa Sede también tiene la misión, en la comunidad internacional, de asegurar que la interdependencia entre hombres y naciones se desarrolle en una dimensión moral y ética, así como en las otras dimensiones y los diversos aspectos que las relaciones adquieren en el mundo actual”, declaró al portal Vatican News.

Además, es una defensora de las negociaciones y el diálogo como solución de conflictos diplomáticos.

«No hay que cansarse nunca de fomentar el diálogo a todos los niveles, siempre en la búsqueda de soluciones diplomáticas”, agregó.

REFUERZAN PRESENCIA FEMENINA

A lo largo de su pontificado, Francisco ha promovido una visión del género femenino.

«La mujer es donante y mediadora de paz y debe ser completamente involucrada en los procesos de toma de decisiones. Porque cuando las mujeres pueden transmitir sus dones, el mundo se encuentra más unido y más en paz”, declaró el 1 de enero pasado durante su primera misa del año.

Di Giovanni reconoció la atención del Papa hacia el sector multilateral.

«Una mujer puede tener ciertas aptitudes para encontrar puntos comunes, para cuidar las relaciones dando importancia a la unidad”, aseguró.

La presencia de Di Giovanni fortalece la toma de decisiones y el cuidado del trabajo, así como Speier abrió la pauta el siglo pasado.

-Con información de Notimex

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta