La Fiscalía General de la República (FGR) entregó en extradición a seis presuntos integrantes de diversos grupos del crimen organizado y que eran requeridos por autoridades de los Estados Unidos.

Estas personas están relacionados al cártel de Sinaloa, al de los Arellano Félix, así como a Los Granados de Tenancingo, banda delincuencial que opera en Tlaxcala y que se dedicado a la trata de personas con fines de explotación sexual.

Los presuntos criminales están acusados de delitos contra la salud, asociación delictuosa, uso y posesión de armas de fuego, lavado de dinero, homicidio, así como trata de personas con fines de explotación sexual y tráfico de personas por una ganancia económica, respectivamente, por lo que enfrentarán juicios en las cortes federales de Nueva York, California, Tennessee, Arizona, y Texas.

Entre los extraditados destaca Mario “H”, El Nariz, quien fue operador del cártel de Sinaloa, parte del círculo principal de la estructura de la organización.

Se le considera uno de los hombres de mayor confianza de Joaquín El Chapo Guzmán, de quien reveló los refugios que tenía en Culiacán y que llevó a su detención en febrero de 2014.

También destaca la extradición de Martín “P”, El Popeye, quien está vinculado con la banda Barrio Azteca, y relacionado con el ataque al consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En el caso de Jaime N, Sergio Granados, las autoridades lo identifican como líder de la banda delictiva Los Granados de Tenancingo, mientras que los otros tres presuntos criminales son Jorge “C”, Fernando “I”, y Nelson “R”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta