La desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), así como la falta de programas e instancias federales que apoyen el crecimiento de nuevas ideas productivas, ha generado un momento de confusión, afirmó en entrevista para MILENIO Marcus Dantus, fundador y director de Startup México, organización líder en el país en la promoción de la innovación y la cultura emprendedora.

“Después de haber crecido durante varios años y de haberse consolidado, nos damos cuenta de que se empiezan a retirar muchas políticas públicas que apoyan al emprendimiento a escala federal”.

¿Qué opinas de los ajustes hechos desde el gobierno federal en este rubro?

Son decisiones desafortunadas que pueden parar el emprendimiento. Debemos decirles que es algo bueno para México, es lo que necesita el país. Hay muchos países en el mundo que han cambiado su economía porque generaron competitividad, nuevas empresas, startups, emprendimiento e innovación; tal es el caso de Corea del Sur, Malasia, Singapur, Irlanda o Chile.

Si México se empieza a retrasar en esta área nos van a rebasar muchos países y vamos a volver a bajar en la escala de competitividad e innovación a nivel mundial. Más que obligar, debemos exigir ser escuchados como iniciativa privada y teniendo la razón eventualmente se van a dar cuenta de que esto es importante.

¿Qué debe tener la instancia que sustituya al Inadem?

Debería ser un instituto que genere políticas públicas que genere el fomento del emprendimiento, que den incentivos fiscales para emprendedores y corporativos que apoyen el ecosistema, que se den cuenta que en corto plazo quizá haya un crecimiento menor pero a largo plazo se va a recibir mucho más, y que generen programas mucho más meritocráticos.

Si mejoramos los programas es algo positivo, pero si sigue la idea, que aparentemente ahorita es simplemente pararlos, sería desafortunado e iría en contra de lo que necesitamos como país.

¿Cuáles son las áreas de oportunidad a trabajar?

Uno de los grandes problemas que tuvo el Inadem, el Conacyt y otras instancias, es que se generan una especie de coyotes que son los que más se benefician de bajar fondos de estas instituciones, por la complicación en el llenado de las solicitudes y por la falta de evaluadores especializados que puedan determinar si un proyecto es o no merecedor de estos apoyos.

Lo ideal sería un instituto que tenga evaluadores especializados, simplificación de convocatorias y un análisis en las empresas que realmente pueden ser casos de éxito y ejemplos para otros para hacer crecer el ecosistema.

¿Cómo participa la IP en el desarrollo de capacitación?

No podemos hacerlo solos. Parte del problema es que nuestro cliente principal, el que más se beneficia, son los emprendedores y no tienen dinero suficiente. Tenemos que encontrar alternativas de cómo ofrecer los programas gratis a la gente que los necesita y encontrar el dinero para operar a través de alianzas con gobierno federal, estatal y corporativos y es donde podemos buscar fondos. Esperamos que con eso en Startup México podamos para 2022 cubrir la mayoría del territorio mexicano.

Jóvenes Construyendo el Futuro, ¿suma a la búsqueda de equidad y justicia?

Todo lo que genere trabajo, emprendimiento y entrene a los jóvenes en habilidades suma. Sin embargo, tiene que venir acompañado de otros programas en los que las empresas no solo contraten. Dentro de este mismo programa podría caber incluso uno de educación emprendedora para que realmente hayan jóvenes que generen emprendimientos a pesar de su falta de estudio.

¿Qué esperar de este gobierno en temas de emprendimiento?

Tengo esperanza de que recapaciten porque el emprendimiento es lo que realmente hace que se cambien los países y se vuelvan más equitativos, justos y competitivos porque crea nuevas oportunidades de trabajo de valor agregado, baja el crimen, mejora la economía, etcétera. Hay entidades locales y estatales que apoyan el ecosistema de una forma recurrente y es momento de que los corporativos empiecen a apoyar a los emprendedores porque es una manera de innovar, hacer clientes y crecer, haciendo crecer a otros.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha mencionado que las pequeñas y medianas empresas son un impulsor del crecimiento del empleo en el país, sin embargo su nueva perspectiva destaca que la mayoría de la creación de empleos de estos sectores se ha realizado con niveles de productividad por debajo del promedio, además de que suelen pagar a sus empleados hasta 20 por ciento menos que las grandes empresas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta