Un grupo de manifestantes lanzó cócteles molotov contra un edificio deshabitado de Hong Kong que las autoridades comenzaban a utilizar para instalar un lugar de cuarentena para personas que podrían estar infectadas con el coronavirus que provoca una enfermedad respiratoria, informó la Policía.

«Estos actos destructivos representan una grave amenaza para la seguridad de las personas en el lugar», infotmó la Policía de Hong Kong en un comunicado.

Un principio de incendio se declaró en la entrada del edificio, de donde salían grandes llamas antes de que los bomberos lograran dominar el fuego, indicó un fotógrafo de la AFP presente en el lugar.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta