El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, acudió a Chilapa, donde se comprometió a instalar campamentos compuestos por policías estatales, elementos de la Guardia Nacional, y del Ejército para evitar más agresiones. Esto luego del asesinato de 10 músicos de la comunidad.

Asimismo el gobernador informó que se revisará las averiguaciones previas que encontraron de policías comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y se dará prioridad a los niños para que regresen a clases, pues se les adiestra para luchar contra el crimen organizado.

Astudillo conversó con los habitantes de esta localidad de Chilapa, a quienes también les expresó su solidaridad por los 10 músicos asesinados en días pasados, quienes le entregaron una lista con 29 peticiones, en la que la seguridad es la principal.

A la reunión también acudió el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, el fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos, y el secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta