Unos enormes aros olímpicos quedaron iluminados este viernes en una bahía de esta capital, seis meses antes de que comience Tokio 2020, en un acto que incluyó un espectáculo de fuegos artificiales que adornaron el cielo tokiota para marcar la ocasión.

Los Juegos Olímpicos comenzarán el 24 de julio y se prolongarán hasta el 9 de agosto. El Comité Organizador decidió marcar la fecha con el acto celebrado hoy en el Parque Marino de Odaiba, en la Bahía de Tokio.

Allí quedó instalada el pasado 17 de enero, sobre una barcaza, una estructura de acero soportando los aros olímpicos, con una altura de 15,3 metros y una anchura de 32,6 metros, y ya desde entonces se anunció que la iluminación quedaba pendiente para este viernes.

“Todavía quedan infraestructuras que quedan por concluir, como el centro acuático de Ariake”, dijo la gobernadora de la prefectura de Tokio, Yuriko Koike.

La ceremonia comenzó a las 18:43 hora local (9.43 GMT), con la presencia de varias personalidades, entre ellas Koike, que apretaron el botón que derivó en el encendido de los aros con los colores olímpicos y dieron inicio al espectáculo de fuegos artificiales.

Parte de los cohetes dibujaron formas semejantes a los aros con los colores olímpicos, y el espectáculo se cerró con una explosión múltiple fuegos artificiales, mientras los anillos olímpicos recién encendidos se reflejaban en las aguas de la bahía.

De acuerdo con la información más actualizada del comité organizador, todas menos una de las 43 sedes han completado sus trabajos. Se trata de ocho sedes permanentes nuevas, 25 existentes y diez temporales.

Sólo el centro acuático de Ariake está todavía pendiente de completarse, aunque las obras tienen un avance del 96 %, según el comité organizador.

El nuevo estadio olímpico, la principal sede de atletismo, quedó inaugurado en diciembre pasado y se estrenó el primero de enero con la final de la Copa del Emperador de fútbol, que ganó el equipo Vissel Kobe, capitaneado por el español Andrés Iniesta.

El parque marino en donde quedaron instalados los aros olímpicos, en la isla artificial de Odaiba, será escenario también de las pruebas olímpicas de triatlón y de natación en aguas abiertas (10 km), así como de la triatlón olímpica.

Tras las olimpiadas, la estructura será sustituida por el símbolo de los Juegos Paralímpicos, que tendrán lugar a su vez entre el 25 de agosto y el 6 de septiembre, según los organizadores.

Los aros olímpicos quedaron encendidos en una bahía dominada por el majestuoso Rainbow Bridge, que conecta la costa de la capital nipona con Odaiba y que esta noche destacaba con sus luces en el horizonte, también con los colores olímpicos.

Precisamente en las islas artificiales de la Bahía de Tokio será donde se concentra la mayor parte de las sedes para los JJOO.

En otro lugar de la ciudad, la Torre de Tokio, uno de los íconos de la capital nipona, también fue iluminada con los colores olímpicos a seis meses de que comiencen las competiciones deportivas.

 Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta