La Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) busca a tres presuntos implicados en el ataque con ácido a la saxofonista, María Elena Ríos Ortiz: el exdiputado priista Juan Antonio Vera Carrizal, su hijo Juan Antonio Vera y uno de los empleados del empresario gasolinero.

Los agentes de la AEI no dan con ellos, pese a tres cateos realizados simultáneamente en domicilios localizados en Oaxaca de Juárez y San Jacinto Amilpas, donde se creía que estaban las tres personas presuntamente relacionadas en este intento de homicidio.

Vera Carrizal recurrió a la justicia federal para promover dos amparos: el primero el 13 de diciembre del 2019 en el juzgado octavo de distrito en el expediente 1187/ 2019 y el segundo el 27 de diciembre del 2019 en el juzgado cuarto de distrito en el expediente 1196/2019. En tanto que su hijo se amparó en el juzgado quinto de distrito con fecha 31 de diciembre del 2019 en el expediente 1167/2019. A los dos presuntos implicados le fue revocada la suspensión provisional.

En el caso, sólo hay dos detenidos señalados como autores materiales de haber arrojado ácido a Malena: Ponciano H., y Rubicel H.R., padre e hijo, de oficio albañil, los cuales laboraban en la construcción de una gasolinera propiedad de Vera Carrizal.

Fueron estas personas las cuales revelaron la identidad de los presuntos autores intelectuales de este lamentable caso ocurrido el 9 de septiembre de 2019 en Huajuapan de León.

Un celular fue clave para detener a éstos. Fue el teléfono que utilizó uno de ellos para contactar con María Elena para el trámite de una supuesta visa.

El escondite de Vera Carrizal, su hijo y su empleado es un misterio. El pasado miércoles 22 de enero de este año, agentes del Ministerio Público y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones catearon tres domicilios de su familia, pero no fue localizado en ninguno de ellos.

Fuentes consultadas en la Fiscalía han señalado que posiblemente el empresario y su hijo huyeron al extranjero.

Compartir

Dejar respuesta