Ashley Vera Hernández, hija del empresario gasolinero Juan Vera Carrizal, así como la excónyuge de éste, Deisy Castaneyra Salazar, han recurrido a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) para quejarse en contra de los agentes del ministerio público, así como de elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) por una serie de abusos cometidos en el cateo de sus domicilios realizado la madrugada del pasado miércoles.

De acuerdo con las quejas de las afectadas, aseguran que los elementos policiacos violaron el debido proceso, amén de que vulneraron sus derechos humanos, además de que  fueron golpeadas.

Comentan que el cateo se llevó a cabo sin una orden judicial y en domicilios particulares ajenos al presunto implicado en el ataque con ácido a la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos Ortiz.

Asimismo, dan cuenta de que los elementos de la AEI amedrentaron a menores de edad que se encontraban dentro de los domicilios y que en todo momento observaron cómo golpeaban a su mamá.

Los escritos fueron recibidos por la DDHPO el 22 de enero de 2020 e incluye un certificado médico emitido por la propia Fiscalía General del Estado en donde se certifican los  golpes en diversas partes del cuerpo de Ashley.

El miércoles pasado, familiares del ex diputado Juan Vera Carrizal, acusado de atacar con ácido a la saxofonista María Elena Ríos, en conferencia de prensa denunciaron que fueron víctimas de un cateo violento en su vivienda por parte de integrantes de la Fiscalía General del Estado, quienes no les presentaron una orden, además de atentar en contra de sus derechos.

Acompañados de su asesora jurídica, Maribel Pérez Santaella, Ashley Vera Hernández afirmó que a los agentes no les importó que hubiera niños en el lugar, la persiguieron al igual que a sus hermanas, las golpearon y las amedrentaron con armas de fuego.

“Condenamos los hechos pues como familia, nada tenemos que ver en el caso y no estamos implicadas, por lo que no deberíamos  ser sujetas a estos procedimientos”, señaló Ashley.

Responsabilizaron al titular de la Fiscalía General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez de cualquier cosa que pueda pasarles, “ya que otras personas pueden aprovecharse de la situación para atacarnos, pues en el ejercicio que se llevó a cabo durante la madrugada, no nos presentaron una orden judicial”, expresaron.

Ashley indicó que el ex diputado no se ha presentado ante un juez debido a que sigue el proceso y hace uso de sus derechos, por lo que está esperando que sus abogados le indiquen lo procedente, pero está en la disponibilidad de aclarar lo sucedido.

También responsabilizaron a la familia de Ríos Ortiz, pues se tienen ataques en su contra debido a que están incitando a través de sus denuncias, por lo que demandaron medidas cautelares a las que tienen derecho para evitar más afectaciones.

Compartir

Dejar respuesta