Exempleados del Seguro Popular que integran el Sindicato Independiente de Trabajadores y Profesionales en Salud (SITYPS) pidieron este viernes a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) su intervención para que puedan conservar sus plazas y sus salarios les sean pagados.

El dirigente Saúl Ulises Cortés Maldonado, denunció que con la entrada en vigor del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), les suspendieron sus pagos, pues pertenecían al Seguro Popular que dejó de estar en funciones con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Afirmó que son al menos 160 empleados los que se encuentran en la incertidumbre, a pesar de que son profesionistas como médicos, enfermas, químicos, nutriólogos y hasta abogados, entre otros.

Exigió que la DDHPO revise su caso y se resuelva, pues tiene la más de doce años de laborar en el sector, “conocemos como funciona el sistema y podemos seguir sin ningún problema en beneficio de la población”, dijo.

Compartir

Dejar respuesta