CIUDAD DE MÉXICO.

El diputado Porfirio Muñoz Ledo (Morena) emplazó a un debate a quienes han sido obsequiosos, dijo, con Estados Unidos, al violar derechos humanos de migrantes en la frontera sur, para «sacar boleto, mínimo para estar en la sucesión [presidencial]».

Indicó que Morena, este miércoles en la Comisión Permanente, en la que se le impidió hacer uso de la palabra, actuó «como un partido de línea, más eficaz que el PRI». Lo ocurrido en el Salón Verde del Palacio Legislativo «es un salto atrás de 20 o 30 años», lamentó Muñoz Ledo.

En la presentación de la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra, Muñoz Ledo, ex presidente de la Cámara de Diputados, pidió la palabra para rectificación de hechos, y hablar de lo que calificó como»salvaje represión contra  migrantes».

Su partido, Morena, lo censuró y no avaló su intervención. Dijo a los reporteros: «Yo no sé de dónde llegó la instrucción, fue muy doloroso ver a mis amigos votando tan agresivamente. Lo que hubo aquí fue miedo a la verdad, clausura del pensamiento».

En entrevista, Muñoz Ledo dijo que su propósito era pasar por la pantalla los llantos de niños, la golpiza que se dio a migrantes en la frontera sur. Al salir, incluso, la titular de la CNDH se negó a dar declaraciones sobre la violación de derechos a centroamericanos.

Por la noche, Muñoz Ledo recordó cuando salió del PRI junto con Cuauhtémoc Cárdenas e Ifigenia Martínez. Planteó que ahora emplaza a un debate, porque él cree en un partido democrático y si Morena no lo es, él no sale del movimiento,  «Morena se sale de mi corazón, de mi ilusión, y eso me da una pena inmensa».

«Pido una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador», dijo y detalló que con el Jefe del Ejecutivo federal «hemos coincidido en todo», hasta ahora, y el entendimiento entre ambos es como en una conexión telepática».

Remarcó que se le negó la palabra en el Congreso en un tema de política internacional, y lo hacen para congraciarse con los estadounidenses».

«No sabemos cuál es el pago por este favor que no hizo el PRI nunca», cuando recientemente México pudo haber tomado otras medidas, desde los amagos con los aranceles, subrayó el diputado.

Faltó disciplina de Estado, ya que los encargados de los asuntos (de esta crisis) «no son estadistas».

Entonces planteó tener «un debate a puerta cerrada o abierta».

Señaló que tras las elecciones de 2018, el Presidente de la República armó un grupo de discusión de agenda política, y ante esta crisis propuso que se lleve a cabo un ejercicio de ese tipo.

En reacción a lo ocurrido en San Lázaro, Muñoz Ledo tronó contra los legisladores de Morena: «Se comportaron todos como criados y criadas, fue denigrante, me decepcionaron profundamente. Viven en el pánico. Todos votaron en contra de mí mecánicamente, es increíble».

Desde luego, actúan, por «un favor pedido por Estados Unidos, y México viola derechos humanos», recalcó Muñoz Ledo.

Indicó que va en contra de que Morena sea «un partido de Estado, pase lo que pase, tope en lo que tope, y me voy con todo al debate, me voy para adelante, porque tengo la razón, conozco el tema más que los propios gobernantes y conozco a los estadounidenses, y México no debe ser violador de derechos humanos.

«Me da una pena inmensa que gente a la que quiero, que he apoyado, con la que estoy en contacto permanente, haya cínicamente aplaudido desechar la moción», afirmó el diputado.

«Es increíble, lo de hoy, me hace pensar fundadamente que no somos un partido democrático. ¿A qué le temen?», se preguntó,

 Esta nota originalmente se publicó en El Imparcial de Sonora

Compartir

Dejar respuesta