En lo que se considera una tormenta inusual en este municipio de la Costa de Guerrero, ayer se registró una tormenta acompañada de granizo, algo que nunca había sucedido, según los pobladores.

La Dirección Municipal de Protección Civil informó que hubo daños en siete viviendas en diferentes puntos de la ciudad, de las cuales seis son de techos de lámina galvanizada y una de teja. Además se reportó la caída de 15 árboles en diferentes puntos de la ciudad. También cayeron ramas de árboles en la carretera a la localidad de Tenexpa.

Las afectaciones fueron atendidas por personal  de Protección Civil Estatal, Protección Civil Municipal y CFE. Tecpan se ubica en la Costa del estado, entre Acapulco y Zihuatanejo.

Las iguanas son una plaga en Florida, pero su invasiva existencia nunca es aburrida. Ahora, las autoridades meteorológicas advierten a los residentes que tengan cuidado, porque con la ola de frío las iguanas pueden congelarse y caerte en la cabeza.

“Esto no es algo que pronosticamos con frecuencia, pero no se sorprendan si ven iguanas caer de los árboles esta noche”, escribió ayer en Twitter el Servicio Meteorológico (NWS) de Miami.

Autoridades previeron que las temperaturas bajaran ayer entre -1° y 4°, un evento inusual en este cálido estado subtropical de Estados Unidos, donde las temperaturas en “invierno” suelen mantenerse en los 18 grados.

“Muchas personas carecen de calefacción y no tienen ropa adecuada para sobrellevar estas gélidas temperaturas, pero también hay otros animales pasando dificultades”.

Las iguanas tienen sangre fría”, explicó el NWS. “Se enlentecen o se vuelven inmóviles cuando la temperatura baja desde 4 grados. Pueden caer de los árboles, pero no están muertas”.

En enero pasado, la “lluvia” de iguanas congeladas que ocurrió durante una oleada de frío tomó desprevenida a la población, que publicó numerosas fotos en las redes sociales de reptiles que parecían haber muerto del golpe.

“Algunos intentaron calentarlas o llevarlas a sus viviendas o sus coches, algo que las autoridades desaconsejan fervientemente porque, al descongelarse, actúan como si nada hubiera pasado y pueden ser agresivas porque intentan defenderse”.

Mientras tanto, en el Nevado de Toluca, en el Estado de México, no importó que fuera martes, menos que los niños no fueran a la escuela, familias, grupos de amigos y hasta visitantes extranjeros se dieron cita tras la caída de nieve. Todos disfrutaron, aunque lamentaron que el paso hacia las Lagunas del cráter estuviera restringido.

“Bien, ahora sí para los niños que se diviertan un rato, hay mucha seguridad para los caminos, igual nos apoyan los estatales, los federales y andan al pendiente de uno… hoy me tocó mi descanso, de hecho trabajo y descanso entre semana”, dijo  Rafael González, visitante.

Después de un rato de que la capa de hielo comenzó a derretirse por el sol, los turistas pudieron subir al Parque de los Venados, donde aprovecharon para jugar guerritas con bolas de hielo, hacer muñecos de nieve y caminar por los senderos marcados.

 Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta