Nueva York.

El ex secretario de Seguridad, Genaro García Luna, emitió una serie de quejas al juez Brian Cogan durante su comparecencia en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.

A través de su abogado Cesar de Castro, el ex funcionario acusado de recibir sobornos del cártel de Sinaloa, mencionó que es objeto de un bloqueo de sus finanzas en México, el cual le impide acceder a una planeación legal adecuada.

Asimismo, el litigante refirió la situación de aislamiento en la que el ex funcionario estuvo confinado 10 días en el Centro de Detección Metropolitano de Brooklyn.

Tras estos comentarios, el juez Cogan dio un plazo de 30 días para una nueva audiencia, la cual fue programada para el 2 de abril.

Recuperado y con semblante digno

El ex funcionario ingresó a la Corte a las 09:50 horas. Traía las manos atrás y sin esposas. Esta vez le asignaron a la defensa una mesa por lo cual él pudo permanecer sentado.

En comparación del atormentado y sufrido acusado que dejó ver el 3 de enero en la sala de la juez Peggy Kuo, esta vez a Genaro García Luna se le notó más recuperado y con un semblante más digno sin que hubiera espacio de alterarse ante la ausencia de sus familiares.

Vestía una combinación de camisa caqui de manga corta, ajustada y que lo hacía verse fuerte y un pantalón del mismo color. Con el cabello cortado y peinado adecuadamente mostró mucha serenidad al escuchar los alegatos tanto de los fiscales, así como de su defensor y el juez.

Al terminar la audiencia, se paró frente a De Castro y le dio un fuerte apretón de mano. Luego lo abrazó delante de todos y el litigante correspondió el gesto.

Afuera de la Corte, su abogado de oficio aseguró «que no está negociando un acuerdo de culpabilidad porque su cliente nunca recibió un soborno».

Esta nota fue publicada en Milenio

 

Compartir

Dejar respuesta