El diputado de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, acusó a la Guardia Nacional de cometer una «salvaje agresión» contra los migrantes centroamericanos que ingresaron ayer a México y advirtió que el «vandalismo» de los uniformados configura delitos que deben ser perseguidos. En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo “que se procura que se aplique la ley sin violar derechos humanos.

En Twitter, el legislador reprobó la actuación de las autoridades federales ante la llegada de la nueva caravana migrante.

«La salvaje agresión cometida por la Guardia Nacional contra refugiados hondureños y la aprehensión de más de 400 es una violación al artículo 11 de la Constitución y de los tratados internacionales que hemos suscrito. Ese vandalismo configura varios delitos que deben ser perseguidos», puntualizó.

Muñoz Ledo se refirió así a los hechos de ayer en el cruce fronterizo de Ciudad Hidalgo, Chiapas, donde la Guardia Nacional frenó con gas lacrimógeno y toletes a los migrantes centroamericanos que intentaron ingresar por la fuerza a territorio mexicano a través del río Suchiate.

Alrededor de 500 migrantes entraron al país y los agentes detuvieron a 402 de ellos, quienes fueron trasladados a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) para su retorno asistido a Tegucigalpa, Honduras.

El ex presidente de la Cámara de Diputados afirmó el domingo que México está obligado a permitir el paso de los migrantes por el territorio nacional, conforme a lo dispuesto por el artículo 11 constitucional y el acuerdo de Marrakech.

«Nuestro gobierno tiene la obligación de permitir el paso de los migrantes por el territorio nacional; así lo marca el artículo 11 de la Constitución y el Acuerdo Migratorio de Marrakech, del cual México fue activo promotor y que establece la migración ordenada, segura y regular», dijo.

Muñoz Ledo ha mantenido una posición crítica frente a la política migratoria que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard han puesto en marcha para frenar los flujos migratorios de centroamérica hacia Estados Unidos, en respuesta a la exigencia del presidente Donald Trump.

 

NO SE LES REPRIME

La Guardia Nacional no violará los derechos de los migrantes que proceden de Centroamérica y no se les reprimirá como piden algunos sectores, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tras la irrupción de cientos de migrantes en la frontera sur de México, y su ingreso sin control a la zona urbana de Ciudad Hidalgo, Chiapas, el titular del Ejecutivo dijo que se les respetaron sus derechos.

“Que se procura que se aplique la ley sin violar derechos humanos, eso lo hemos logrado incluso ayer”, consideró el presidente en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

López Obrador comentó que, a quienes llamó sus “adversarios”, esperan que se aplique la fuerza y que se reprima a los integrantes de las caravanas de migrantes; sin embargo, insistió en que no se empleará a la Guardia Nacional para eso.

Insistió en que el ingreso de los migrantes debe ser ordenado.

Si no los cuidamos, si no sabemos quiénes son, si no tenemos un registro, pasan y llegan al norte, y los atrapan las bandas de delincuentes y los agreden, porque así era antes también, los desaparecían”, estableció la mañana del martes.

La política de la actual administración, insistió, no es reprimir a los migrantes sino ofrecer refugio y protección a quienes lo soliciten y cumplan con los requisitos legales para ello.

 

Estas nota fue publicada en Milenio y Excelsior

Compartir

Dejar respuesta