María Elena Ríos Ortiz, la joven saxofonista que fue atacada con ácido en septiembre de 2019, dejó en la víspera el Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados de la Ciudad de México.

La joven viajó a su domicilio en Huajuapan de León, en la región Mixteca deOaxaca, donde permanecerá hasta su próxima revisión.

La Fiscalía de Oaxaca sostiene que la investigación ya está completa, sin embargo, la familia acusa que aún falta por ejecutar la orden de aprehensión contra el exdiputado Juan Vera Carrizal, señalado como autor intelectual del ataque.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta