Tiempodigital.mx

La joven saxofonista María Elena Ríos Ortiz ha retornado al calor de su hogar localizado en Huajuapan de León, luego de haber sido dada de alta del Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados. En tanto, su presunto agresor intelectual, Juan Vera Carrizal no ha sido localizado por la justicia para que responda por tan grave acusación.

Malena se reencontró con los suyos la noche de este lunes después de estar internada cuatro meses en el nosocomio localizado en la Ciudad de México donde se le prodigó de la atención necesaria en una primera etapa de su recuperación, según los especialistas.

A través de las redes sociales, sus familiares han externado sus agradecimientos por la solidaridad ciudadana hacia María Elena quien fue atacada con ácido en septiembre pasado en un hecho tan lamentable que ha recibido la desaprobación de la opinión pública nacional e internacional.

Silvia, que al igual que sus padres está muy al pendiente de María Elena cuyas aspiraciones  se fincan  en convertirse en una saxofonista de talla mundial ha externado que su hermana estará con ellos un mes, para luego retornar al hospital de  la Ciudad de México para continuar con su tratamiento tan doloroso que incluye cirugías y rehabilitaciones.

En tanto, dos presuntos autores materiales ya se encuentran detenidos y existe orden de aprehensión en contra del presunto autor intelectual, Juan Vera Carrizal, quien no ha sido localizado por la justicia.

El pasado 17 de enero, el empresario gasolinero Juan Antonio Vera Carrizal rompió el silencio en torno a su probable responsabilidad en el ataque con ácido que sufrió en Huajuapan de León la joven saxofonista María Elena Ríos Ortiz y en un audio se declaró ”totalmente inocente de esos hechos”.

En la grabación aceptó haber tenido una relación laboral con María Elena “y después una relación sentimental muy cordial, respetuosa y que lo diga ella de sus propias palabras”.

Ese mismo día, la familia de Vera Carrizal se deslindó del caso María Elena Ríos al precisar en una carta que circuló en redes sociales firmada supuestamente por Soledad Hernández García,  que “mis hijos y yo negamos categóricamente toda participación en el caso, en cualquiera de sus formas” al tiempo de “reprobar enérgicamente que por estos hechos, se esté llevando en contra de mis hijos, familiares y bienes, acciones de amenazas, tentativas de secuestro y un linchamiento mediático infundado”.

El documento no fue aprobado ni desmentido públicamente por la familia en referencia.

Compartir

Dejar respuesta