Un grupo de aproximadamente mil 500 migrantes centroamericanos intentaron ingresar a territorio mexicano a través del puente Rodolfo Robles sin mostrar documentación, por lo que las autoridades migratorias y elementos de la Guardia Nacional cerraron la reja perimetral y los contuvieron con gas pimienta.

Ante el bloqueo del ingreso, los migrantes se agruparon para tratar derribar la reja. por lo que los integrantes de la Guardia Nacional les lanzaron gas para contenerlos.

Entre los migrantes centroamericanos viajan hombres, mujeres, niños y ancianos, quienes desde la víspera esperaban al resto de la caravana que partió el 15 de enero desde Honduras hacia México.

La situación se tensó debido a que los migrantes amenazaron con entrar a México por la fuerza, ya que algunos dijeron que insistirán en llegar a Estados Unidos, mientras que otros señalaron que buscan conseguir un trabajo en territorio mexicano.

 

REFUERZAN FRONTERA

Ante la llegada de la primera Caravana Migrante 2020, las autoridades mexicanas cerraron el puerto fronterizo y realizaron un despliegue de fuerzas militares y antimotines.

Los migrantes querían que las autoridades permitieran el paso a todos, lo que ocasionó un pequeño enfrentamiento.

Durante la noche, algunos centroamericanos también intentaron cruzar por el Río Suchiate, pero fueron detenidos o regresados por los agentes, quienes les ofrecieron realizar un trámite migratorio, en caso de no contar con la visa mexicana.

El Instituto Nacional de Migración (INM), con apoyo de la Guardia Nacional, mantiene la atención a migrantes en la frontera sur del país, donde en grupos de 20 se les informa sobre la forma de ingreso y se revisa su situación migratoria.

Agentes del Instituto y elementos de la Guardia Nacional realizan tareas de inspección a lo largo de los ríos Suchiate, Hondo y Usumacinta, en la frontera entre Chiapas y Guatemala, informó la Secretaría de Gobernación (Segob).

La asociación civil La 72 Hogar Refugio para personas Migrantes indicó que se encuentran saturados, porque brindan alojamiento a aproximadamente 300 personas.

También advirtieron que están preocupados porque los grupos de la delincuencia organizada son los que están sacando ventaja, ya que secuestran a migrantes.

 

SUPERVISA DESPLIEGUE

 

El comisionado de Migración, Francisco Garduño, supervisó el despliegue de agentes federales del Instituto Nacional de Migración (INM) en operativos en la frontera sur de México.

Ante la llegada de cientos de migrantes procedentes de Centroamérica como parte de la nueva caravana que salió de Honduras, el INM implementó mecanismos para revisar que el tránsito de los migrantes por el país se realice de manera adecuada y ordenada.

Por ello, en el punto de supervisión del Río Suchiate, el funcionario federal constató los trabajos que realizan, de manera coordinada, personal del INM y de la Guardia Nacional (GN), para garantizar que se lleven a cabo procesos que permitan que la caravana participe en una migración segura, ordenada y regular.

Además, personal del Instituto Nacional de Migración realizó una inspección a lo largo de los ríos Suchiate, Hondo y Usumacinta, en los cuales fueron desplegados elementos federales, para realizar una mayor vigilancia.

El Instituto detalló que en la frontera sur implementó un operativo en los puntos migratorios estratégicos, donde su personal realiza una vigilancia puntual.

«El comisionado, @fgymexico, supervisó el despliegue de agentes federales del @INAMI_mx en operativos de El Ceibo, Tenosique, Ciudad Cuauhtémoc, Palenque, El Triunfo, Reforma, Escárcega, esto en la frontera sur de #México”, publicó el Instituto en su cuenta de Twitter @INAMI_mx.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta