Los cuerpos de los 11 ciudadanos ucranianos que murieron cuando un avión comercial fue derribado accidentalmente por Irán a principios de mes, fueron trasladados a Ucrania en una ceremonia solemne en el aeropuerto de Kiev.

Los 176 pasajeros del vuelo de Ukraine International Airlines de Teherán a Kiev murieron cuando el Boeing 737-800 fue derribado el 8 de enero, cuando Irán estaba en alerta máxima por un ataque estadunidense.

La mayoría de los pasajeros eran iraníes o de doble nacionalidad. Canadá tenía 57 ciudadanos a bordo. Nueve de los ciudadanos ucranianos eran miembros de la tripulación.

Los ataúdes cubiertos con la bandera ucraniana fueron llevados, uno a uno, desde un avión militar ucraniano hasta un coche fúnebre que esperaba en el aeropuerto Boryspil de Kiev. La ceremonia fue acompañada por el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy.

Familiares recibieron los cuerpos de las víctimas que murieron en Teherán (Reuters)

Los soldados sostenían banderas para representar las diferentes nacionalidades de los fallecidos.

Los familiares llegaron al aeropuerto llevando ramos de flores mientras el personal de la aerolínea, algunos con lágrimas en los ojos, esperaban en la pista.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta