Mientras permanecen varados en Tecún Uman, Guatemala, integrantes de la Caravana Migrante aceptaron la propuesta del Gobierno de México de trabajar en el sureste del país, no obstante, algunos continuarán su viaje con la intención de cruzar a Estados Unidos.

La mañana de este domingo se concentraron enfrente la casa del migrante, a donde llegaron los representantes de la parroquia del señor de las Tres Caídas y les ofrecieron más de mil platos con comida, entre papa, frijol, huevo revuelto y agua de jamaica.

Entre este grupo de migrantes se encuentran varios menores de edad no acompañados, a quienes las autoridades locales les prestan asistencia.

En las próximas horas, decidirán la hora para este lunes temprano se acerquen al puente Rodolfo Robles y lleven a cabo los trámites necesarios que les solicite el Instituto Nacional de Migración con el fin de ingresar legalmente a México, ya que este domingo no hay actividades laborales.

 

 Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta