El próximo mes de marzo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) llevará a cabo el Censo de Población y Vivienda 2020, que representa el trabajo estadístico más emblemático y complejo del país; para que pueda culminar con éxito y no se ponga en peligro la integridad de los encuestadores, ampliará recursos de difusión para informar sobre su importancia y que se pueda identificar al personal, quien no preguntará información que no tenga que ver con el censo.

El levantamiento de la información se llevará a cabo del 2 al 27 de marzo de 2020y la presentación de los resultados se dará a conocer el 4 de noviembre de este mismo año.

“El Inegi tiene mucha experiencia de cuál es la situación que está ocurriendo en nuestro país en distintos puntos. La estrategia va en dos direcciones; una, hacer de conocimiento de la población que vamos a estar en campo durante el mes de marzo tocando puertas y haciendo preguntas, para eso tenemos una campaña de comunicación muy intensa para que todos sepan que estamos haciendo estas actividades”, expresó el presidente del Inegi, Julio Santaella.

“Segundo, estamos habilitando un esquema de identificación de nuestro personal, de tal manera que las familias tengan confianza de que se trata de personal del Inegi, que no hay ningún tipo de impostor que se está colando y ellos pueden verificar la identidad, a través del uniforme y una credencial”, añadió.

Además de esto, abundó el presidente del Inegi, se han entablado convenios con distintos medios de comunicación y redes sociales para poder verificar la autenticidad de mensajes que circulan, así como diálogos con las autoridades de seguridad pública para que sepan lo que está ocurriendo.

Aunado a esto, el Inegi está recurriendo a asociaciones civiles y religiosas, y reclutamiento de personal oriundo de la zona para poder recibir orientación acerca de zonas de difícil acceso y facilitar la entrada de los encuestadores y recabar la información.

“La información es confidencial, nosotros no recabamos información nominal y hacemos únicamente uso estadístico, es muy importante que contemos a todas las personas, si no los contamos, no podemos saber cuántas personas tienen algún tipo de discapacidad, cuáles son las población de interés, cuántas personas mayores hay, por lo que vamos a hacer todo lo humano para poder obtener esa información”, indicó Santaella.

Al preguntarle qué pasará si las personas no responden y si eso distorsionará la información, explicó que el Inegi tiene ejercicios para medir si hubo algún sesgo u omisión, pues el censo de población tiene un esquema para corroborar la verificación de la cobertura y de la calidad, “de tal manera que ustedes puedan tener la certeza que éste va a ser el mejor censo en la historia de México”, aseguró.

El objetivo principal del Censo de Población y Vivienda 2020 es contar a todas las personas y saber en dónde residen habitualmente, y que la información sirva para la toma de decisiones de los sectores público, privado y social.

Recursos públicos alcanzarán para realizar actividades planeadas

Julio Santaella informó que, dado que el Inegi no sufrió ninguna disminución en su presupuesto, todos los proyectos que están contemplados se podrán lleva a cabo; no obstante, hay algunos, como la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), que depende de las contribuciones de otras instituciones y de su solvencia.

En este sentido, recordó que en el Presupuesto de Egresos de la Federación, al Inegi le fueron otorgados 16 mil 572.9 millones de pesos; de los cuales, 53.5 por ciento será para la ronda censal y 46.5 por ciento para el programa regular.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta