Boeing descubrió una nueva falla en el software del avión 737 MAX e indicó que espera resolver el asunto en servicio para que no demore más el esperado regreso al servicio del aparato.

«Estamos realizando las actualizaciones necesarias y trabajando con la Administración Federal de Aviación para presentar este cambio y mantener informados a nuestros clientes y proveedores», dijo la compañía en un comunicado.

«Nuestra máxima prioridad es garantizar que el 737 MAX sea seguro y cumpla con todos los requisitos reglamentarios antes de que vuelva al servicio», expuso.

La declaración no dio detalles sobre la naturaleza del problema; sin embargo, según una fuente con conocimiento del asunto, la falla causa que otro software a bordo no funcione correctamente.

Boeing descubrió el nuevo problema durante una «revisión técnica» la semana pasada, agregó la fuente, calificando el problema como «menor» y afirmando que no debería retrasar el regreso del avión al servicio.

Boeing y la FAA analizan actualmente soluciones al sistema de vuelo MCAS del avión, que estuvo implicado en los accidentes de Lion Air en octubre de 2018 y Ethiopian Air en marzo de 2019, que en conjunto dejaron 346 muertos.

El MAX está paralizado en todo el mundo desde el 13 de marzo de 2019. Antes de que los aparatos puedan regresar al servicio, las autoridades de aviación civil también deben determinar qué entrenamiento requerirán los pilotos y programar un vuelo de prueba.

Los problemas del MAX le han costado a Boeing más de 9 mil millones de dólares. Un proveedor importante se vio obligado a despedir a 2 mil 800 trabajadores.

Dennis Muilenburg, quien fue nombrado director ejecutivo de la compañía en 2015, fue despedido a fines de diciembre pasado y su sucesor, el antiguo miembro de la junta David Calhoun, asumió el cargo a principios de esta semana.

Calhoun visitará las plantas de ensamblaje la próxima semana en el estado de Washington y debería celebrar su primera conferencia de prensa vía telefónica el miércoles, dijeron funcionarios de la compañía.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta