QIDDIYA, Arabia Saudita.

Carlos Sainz se coronó en el Rally Dakar por tercera vez tras asegurarse que el último campeón, Nasser Al-Attiyah, no se escapaba en el desierto saudí.

Sainz cruzó la meta por detrás del qatarí Al-Attiyah en la 12ma y última etapa de la carrera, un tramo de 167 kilómetros entre Haradh y Qiddiya.

Al-Attiyah, que fue segundo en la general, sumó su primera victoria de etapa en este Dakar pero Sainz se llevó el cetro pese a terminar sexto, cuatro minutos por detrás. El piloto español ya subió a lo más alto del cajón en 2010 y 2018. En sus tres victorias empleó autos distintos, pero siempre el mismo copiloto, Lucas Cruz.

Sainz ganó con una ventaja de seis minutos sobre Al-Attiyah, y de 10 sobre su compañero en el equipo Mini, el francés Stephane Peterhansel. Los tres, que atesoran 19 victorias en el Dakar, mantenían una lucha directa por la primera plaza desde la cuarta etapa. Sainz asumió el liderato en la tercera.

«Estoy muy feliz», dijo Sainz. “Hay mucho esfuerzo detrás de esto. Mucho entrenamiento, práctica, física, con el equipo (…) Empezamos a ganar este Dakar en el primer día y hemos ido a tope desde el inicio”.

El excampeón de Fórmula Uno, Fernando Alonso, terminó en la posición 13 en su primera participación en la carrera.

En motos, Ricky Brabec se convirtió en el primer estadunidense en ganar el Dakar. Poco después, su compatriota Casey Currie lo emuló en la categoría de autos SSV ligeros.

A lomos de una Honda, Brabec terminó con 18 años de dominio de KTM en la prueba. En lugar de relajarse y disfrutar de una cómoda ventaja, hizo todo lo posible por ganar la última etapa y terminó segundo a 53 segundos del chileno José Ignacio Cornejo.

Brabec quedó primero en la general a 16 segundos del también chileno Pablo Quintanilla. El campeón vigente, el australiano Toby Price, que cruzó la meta el viernes en tercera posición, subió al tercer cajón tras acabar a 24 minutos.

 Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta