El Gobierno mexicano ha recuperado y repatriado tres piezas arqueológicas que estaban en Alemania, informaron este jueves las Secretarías de Cultura y de Relaciones Exteriores.

Las piezas se fabricaron en distintos momentos y por diferentes culturas mesoamericanas, determinó un análisis del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que no precisó cuál es el valor económico ni el destino de los objetos, según indicaron los ministerios en un boletín conjunto.

El más antiguo, precisó el texto, es una urna de barro de 20 centímetros de altura con un rostro antropomorfo de origen zapoteco “en buen estado de conservación” fabricado en la región del actual sureño estado de Oaxaca entre el año 200 y 500, periodo conocido como clásico temprano.

También hay un fragmento antropomorfo de barro de 33 centímetros de altura hecho en la Costa del Golfo de México, en una región llamada Mixtequilla, que corresponde a la actual entidad oriental de Veracruz.

La pieza se fabricó en la etapa del clásico tardío, que va del año 500 al 900.

El tercer objeto es una figura antropomorfa de barro que presuntamente pertenece a la zona del estado suroriental de Campeche, pero su origen y autenticidad están por confirmarse.

Las figuras pertenecían a una mujer

Las artesanías prehispánicas pertenecían a una mujer identificada como Brigitte K. por la Embajada de México en Alemania, que las recibió el mes pasado.

Aunque los tres objetos de barro eran de su padre, la mujer decidió que debían volver a su país de origen para que los mexicanos “pudieran disfrutarlas”, informó entonces la Embajada.

“Gracias a las gestiones de la Embajada de México en Alemania, las piezas fueron entregadas voluntariamente sin necesidad de entablar acción judicial”, aclararon las dependencias del Gobierno mexicano en el comunicado.

México recupera tres piezas arqueológicas en Alemania. (@cultura_mx)

El Gobierno mexicano también reafirmó su compromiso por recuperar el patrimonio cultural en el extranjero.

En abril de 2019, México recuperó dos piezas arqueológicas de la cultura teotihuacana (200-700 d.C.) con ayuda del Buró Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos que estaban en manos de un coleccionista amateur.

Sin embargo, en otros casos la gestión de las autoridades mexicanas no ha tenido en éxito.

Pero el pasado septiembre, el Gobierno mexicano no pudo detener una subasta en Francia que superó los 1,2 millones de euros de piezas que consideró “patrimonio cultural mexicano”.

El peritaje efectuado a las piezas del catálogo determinó que 95 objetos procedían de Teotihuacán, Guerrero, Oaxaca y diversos estados del sureste de México, región de la cultura olmeca y maya, según el embajador mexicano en París, Juan Manuel Gómez-Robledo.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta