México infringe los derechos humanos de los migrantes que transitan por su territorio para solicitar asilo en Estados Unidos, una práctica que frecuentemente involucra a autoridades mexicanas, dijo este martes la organización Human Rights Watch (HRW) en su informe anual.

La organización internacional señaló que las violaciones a los derechos humanos perpetradas por miembros de las fuerzas de seguridad mexicanas -incluyendo abusos contra migrantes- han continuado durante el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien tomó sus funciones en diciembre de 2018.

El informe revela que en 2019 «la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió 599 quejas de abusos contra migrantes, en su mayoría contra miembros de la policía federal».

Human Rights Watch también denunció abusos bajo la política de la administración del presidente estadounidense Donald Trump de devolver a México a los solicitantes de asilo centroamericanos mientras esperan la resolución de su juicio migratorio bajo una iniciativa denominada «Remain in Mexico» («Quédate en México»), lanzado en enero de 2019.

HRW dijo que dicho programa ha implicado graves violaciones a los derechos humanos de los solicitantes, pues se les obliga a permanecer en un país donde su seguridad está en peligro.

La ONG señaló que al momento de preparar el informe, «más de 40 mil solicitantes de asilo habían sido enviados de regreso, muchos hacia condiciones peligrosas e inhabitables y con obstáculos importantes a la posibilidad de obtener representación legal y una audiencia justa».

En junio pasado, el presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas si el gobierno de López Obrador no reducía el paso de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

En respuesta, México desplegó a unos 21 mil soldados en sus fronteras para frenarlos.

Human Rights Watch señaló que «en septiembre pasado, los centros de detención de migrantes gestionados por el gobierno estaban desbordados, y los migrantes detenidos experimentaban condiciones inhumanas como calor extremo, plagas de insectos, falta de acceso a higiene básica, servicios médicos ilimitados y comida de baja calidad».

También alertó que se siguen produciendo violaciones de derechos humanos en México bajo López Obrador, entre ellas casos de tortura, desapariciones forzadas y ataques contra periodistas independientes y defensores de derechos humanos, en un país donde «la impunidad sigue siendo la norma».

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta