El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, se fugó de México el 17 de octubre de 2016, horas antes que se girara la primera orden de aprehensión en su contra; dos días más tarde, mientras él permanecía oculto en Guatemala, inició una operación desde Miami, Florida, poco conocida: presuntos prestanombres —mencionados en las indagatorias federales y locales— comenzaron a vender seis viviendas relacionadas al caso del político.

En las diligencias que realizó la Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía General de Veracruz en contra de Duarte, así como en investigaciones periodísticas, se expuso que cuando era gobernador presuntamente desvió dinero con el cual compró al menos 61 de casas en Miami con ayuda de prestanombres, concretamente se señaló a los empresarios Moisés Mansur Cysneiros, su hermano, Zury Mansur, e Iñaki Negrete.

Una investigación realizada por La Razón, revela que de esas 61 casas que fueron mencionadas en el caso Duarte, 49 ya fueron vendidas entre 2016 y 2019, por Zury Mansur y Negrete, operaciones que dejaron ganancias por más de 11.9 millones de dólares, según datos del registro de la propiedad de Miami Dade.

Una de las primeras ventas se concretó el 19 de octubre de 2016, dos días después que Duarte huyera en helicóptero. La empresa Azerco LLC, propiedad de Iñaki Negrete y Zury Mansur —según datos del Registro Comercial de Florida—, vendió por 235 mil dólares una residencia ubicada en el 9531 de la calle Holiday, en el pueblo Cutler Bay de Miami.

¿Cómo surgieron las casas?

En 2016, una investigación del portal Animal Político reveló que Duarte habría comprado inicialmente 19 casas en Miami entre 2012 y 2013, por medio de las empresas Rusnam Investments LCC, Azerco LLC y Conexa LCC, propiedad de los hermanos Manzur y también de Negrete. La adquisición de esas casas tenía como objetivo que se pudieran vender “sin sospechas”, pues supuestamente Duarte quería ese dinero como un fondo de retiro.

“Era un negocio, [Duarte] estaba construyendo el fondo para su retiro”, citó Animal Político a Alfonso Ortega López, uno de los supuestos operadores de Duarte, y quien finalmente se convirtió en declarante del caso.

Pero esas 19 casas no eran las únicas: en febrero de 2018 el gobierno de Veracruz inició un juicio civil en Florida para recuperar otras 41 casas en Miami, además de la joya de la corona: una mansión de 7.7 millones de dólares, ubicada en el exclusivo barrio de Cocoplum.

La demanda civil 2018-005132-CA-01 de la Corte del Undécimo Circuito Judicial del condado de Miami Dade, refiere que el estado de Veracruz pidió que se le regresaran esas casas, argumentando que fueron compradas con dinero de sus ciudadanos. Dinero que habría sido desviado por Duarte con ayuda de sus prestanombres. Sin embargo, 30 de las 42 casas reclamadas ya se vendieron, por más de 7 millones de dólares.

“El estado [de Veracruz] por ende inicia esta y otras acciones como parte de un esfuerzo para recuperar dichos fondos robados por Duarte y aquellos que colaboraron con él en su confabulación”, refiere la demanda, donde se señala a Iñaki Negrete, a la empresa Vulcan Dynamic Realty Fund LP, entre otros.

Justo la semana que inició formalmente la demanda, la empresa Vulcan Dynamic Realty, cuyo CEO es Iñaki Negrete —según el Registro Comercial de Florida—, comenzó con la venta de un departamento en un multifamiliar, ubicado en la avenida 2330 NW de Miami, por la cantidad de 110 mil dólares.

Otra casa duplex con cochera fue vendida el 16 de mayo de 2018 por 475 mil dólares. En 2019, las empresas relacionadas a Iñaki y Mansur vendieron seis casas por más de 1.2 millones de dólares.

Expertos en bienes raíces en Miami consultados por La Razón explicaron que muchas de las casas no tenían algún reporte al momento de la compra, lo que permitió que las operaciones se concretaran sin sospechas.

La venta de estas casas no fue el único movimiento que se dio con Duarte prófugo o tras las rejas, entre 2017 y 2018 la empresa Ace Realty Holdings LLC —vinculada también al exgobernador y a otro presunto operador, José Juan Janeiro—, pagó más de 192 mil dólares de impuestos por la mansión estilo mediterráneo, la cual se ubica en el 277 de la calle Marinero de Cocoplum.

Actualmente Javier Duarte se encuentra preso, al declararse culpable en septiembre de 2018 por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa. Un juez lo sentenció a nueve años de prisión, pero el caso fue reabierto en diciembre pasado gracias a un amparo que el exgobernador ganó para apelar dicha condena.

Se buscó a Zury Mansur y a Inñaki Negrete por medio de sus datos empresariales, pero al cierre de edición no hubo respuesta.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta