Ante la alta demanda del uso de baterías en la vida cotidiana, las cuales son indispensables para el uso de celulares, computadoras personales, gadgets y otros dispositivos electrónicos, es necesario buscar que éstas tengan más durabilidad, potencia y que sean amigables con el medio ambiente.

Es innegable que el uso de baterías no solo está limitado a los dispositivos electrónicos, ya también tienen que ver con el funcionamiento de vehículos eléctricos o para que las compañías de servicios puedan almacenar energía solar y eólica en los horarios en que no hay sol o viento.

Con el objetivo de encontrar un reemplazo viable, IBM Research se ha dado a la tarea de desarrollar, con materiales de agua de mar, baterías que prevén cumplir con las necesidades cotidianas.

¿Cuál es el problema con las baterías actuales?

A través de un comunicado, IBM Research señala que la batería de iones de litio, actualmente la dominante en el mundo de la tecnología, presenta varios inconvenientes:

  • Pierden energía demasiado rápido
  • Pueden prenderse en fuego con facilidad
  • Los metales pesados que contienen plantean otros riesgos de seguridad tanto para las personas como para el medio ambiente

Además, debido a que son propensas a incendios, las aerolíneas tienen todo tipo de reglas sobre el uso y almacenamiento de teléfonos inteligentes y computadoras portátiles en los vuelos comerciales.

Por otro lado, la extracción de metales pesados necesarios para fabricar baterías de litio, especialmente el cobalto, es perjudicial para el medio ambiente y peligrosa para las personas que los manipulan.

Además, se descargan rápidamente y necesitan recargarse con frecuencia, ya sea en teléfonos o en autos eléctricos, resalta IBM Research.

¿Qué beneficios tiene la batería hecha con agua de mar?

Según el desarrollo de la compañía, la batería hecha con agua de mar, gracias a sus materiales extraídos promete ser más segura para las personas y el medio ambiente que las de litio.

Ésta se puede recargar al 80% de su capacidad en menos de 5 minutos, no requiere cobalto, y sin cobalto u otros metales pesados, las baterías usadas de esta tecnología plantearían menos problemas medioambientales.

Además, la batería hecha con agua de mar tiene un riesgo de incendio mucho menor y estarían disponibles no sólo para teléfonos inteligentes, sino también para el futuro de los vehículos eléctricos y las redes de servicios de energías renovables.

Esta nueva tecnología se sustenta en las bases de IBM Research en química exploratoria y ciencia de los materiales. Por ejemplo, el equipo de investigación aprovechó la microscopía de fuerza atómica para comprender mejor las fuerzas dentro de los materiales de la batería a nivel molecular y atómico. Esta misma infraestructura es la que ha impulsado otros descubrimientos transformadores de IBM, desde el desarrollo de semiconductores hasta la computación cuántica.

Las baterías hechas con agua de mar estarán disponibles para dispositivos y autos eléctricos.

Esta nota originalmente se publicó en UnoTv

Compartir

Dejar respuesta