Foto ilustrativa

El gobierno de Puebla ha detectado que son al menos seis bandas que roban camiones de carga en la carretera Cuacnopalan-Oaxaca; a Huajuapan y a Teotitlán del Camino, las cuales colindan con esas entidad vecina, informa el Sol de Puebla.

Seis bandas delictivas dedicadas al robo de unidades de carga en carreteras de la región son de Tehuacán, ya que es en colonias de la periferia de la ciudad donde vacían el cargamento y abandonan los vehículos antes de ser localizadas por GPS, reveló el director General de Gobierno, Marco Aurelio Ramírez Hernández, quien a su vez dijo que la Fiscalía no solo debe conformarse con recuperarlos, sino que investigue dónde termina esa mercancía.

“La Fiscalía debe de investigar, no solo se trata de recuperar la unidad robada, sino saber dónde termina esa mercancía”, aseguró Ramírez Hernández, quien dejó la duda si este tipo de productos entra al comercio formal.

El director general de Gobierno dijo que, de manera constante, la Policía Municipal localiza unidades de carga que son abandonados en colonias de la periferia de la ciudad, las cuales son robadas en carreteras de la zona y que llegan a estos lugares para descargar la mercancía y posteriormente huir al saber el riesgo que para ellos significa el que traigan un localizador satelital.

Ante esta situación, Ramírez Hernández señaló que para ellos los tramos en donde mayormente se registran este tipo de asaltos en la autopista Cuacnopalan-Oaxaca y el tramo libre de Tecamachalco-Tehuacán, aunque también incluyó otros tramos en los que se han registrado robos como Tehuacán-Teotitlán y Tehuacán-Huajuapan.

Recalcó que hasta el momento la Policía Municipal ha detectado a seis bandas de delincuentes de esta ciudad que operan en las carreteras de la región asaltando camiones de todo tipo de cargamento, cuyo modo de operación consiste en llamar a más cómplices para vaciar el cargamento lo más pronto posible y trasladarlo a bodegas que pueden estar ubicadas en distintos puntos de Tehuacán.

Reconoció que, en el tramo federal de Tehuacán-Orizaba, las autoridades municipales de esa zona comenzaron a mantener una coordinación para vigilar esta carretera, la cual se había convertido en un tiradero de cuerpos sin vida y del robo de vehículos en la zona de Chapulco y Azumbilla, pero que gracias a estas estrategias ha disminuido la incidencia delictiva.

El funcionario indicó que otro indicador de que los delincuentes son de la ciudad es que lo robado se está comercializando acá, por lo que exhortó a los habitantes a no adquirir esos productos, ya que esto genera más recursos para las células delictivas que logran crecer.

Foto ilustrativa

Esta nota se publicó en El Sol de Puebla

 

Compartir

Dejar respuesta