PUNTA ARENAS.

Aviones y barcos de rescate de varios países intensificaron ayer la búsqueda de una aeronave de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) que desapareció el lunes con 38 personas a bordo cuando sobrevolaba el mar al sur de Sudamérica rumbo a la Antártida.

«Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles para poder encontrarlos, a pesar de que las condiciones son extremadamente difíciles”, afirmó el presidente Sebastián Piñera, quien, debido a la emergencia, suspendió un viaje que tenía previsto a Buenos Aires para asistir a la asunción de Alberto Fernández como presidente de Argentina.

El avión Hércules C-130 despegó a las 16:55 (hora local) del lunes desde la base Chabunco en Punta Arenas rumbo a la base Eduardo Frei en la Antártida, y “perdió comunicación radial” a las 18:13, según la FACH.

La aeronave fue declarada “siniestrada” tras siete horas de ocurrido el incidente. El avión tenía combustible para mantenerse en el aire hasta las 00:40 de ayer.

La FACH informó que “se intensificaron las labores de búsqueda”, con la ayuda de 13 aviones, entre ellos dos aeronaves C-130 de la Fuerza Aérea de Uruguay y de la de Argentina, dos buques mercantes y dos de la Marina de Chile.

A las labores de búsqueda se suman, además, dos aviones de la Fuerza Aérea de Brasil y un barco polar de la Marina de ese país, tras un ofrecimiento de ayuda del presidente Jair Bolsonaro.

LA ÚNICA MUJER

Entre las personas que viajaban en la aeronave iba una geógrafa, un general y un trabajador de la Armada que acababa de enviudar.

El portal de noticias emol.com publicó que Claudia Manzo, de 37 años, era la única mujer que viajaba en el avión “siniestrado”. La especialista estudió en la Universidad Católica de Valparaíso y realizó una maestría en Medio Ambiente en la Universidad de Santiago.

Compartir

Dejar respuesta