El Senado recibió de manera oficial el texto del T-MEC, en sesión de comisiones donde el subsecretario para Norteamérica, Jesús Seade, aseguró que no hay un solo punto contrario a los intereses de México.

Aunque los trabajos de la comisión arrancaron con la exposición del subsecretario Seade Kuri sin que llegara el texto de manera formal, las comisiones de Puntos Constitucionales, del Trabajo, Economía y Relaciones Exteriores se instalaron al término de la explicación de los cuatro rubros negociados en la adenda con la intención de avanzar y que mañana a las 10 se lleve a cabo el trabajo de dictamen, una vez que el senador Héctor Vasconcelos notificó de la recepción oficial del T-MEC.

En su explicación ante medio centenar de senadores, Seade manifestó que al arrancar este proceso de discusión de los temas laboral, ambiental y de medicamentos biomédicos una parte de los legisladores demócratas plantearon ideas perniciosas para México que eran auténticas amenazas.

“Casi nos querían sacar las muelas sin anestesia”, fraseó el funcionario, al detallar que con ayuda del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, se logró “parar goles” hasta que se dio orden a la negociación con los demócratas y ello terminó en el texto de 32 cuartillas entregado esta noche al Senado.

Seade refutó que se haya marginado a los empresarios, como acusó el dirigente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, al mencionar que sí estuvieron en el cuarto de al lado expertos en este tema como Juan Gallardo y otros.

Afirmó que México no pierde soberanía con el establecimiento de paneles para dirimir conflictos de democracia sindical porque se logró que en vez de inspectores, se instalen paneles para casos graves o reiterados en los que México elegirá a los jueces estadounidenses y, viceversa, Estados Unidos elegirá de una lista que proponga nuestro país.

Mientras que un tercer juez se buscará sea de la OIT “y el presidente será por una volado”.

“¿Qué si se pierde soberanía? Yo estuve en la negociación más compleja, cuando se estaba creando la Organización Mundial de Comercio (OMC) la más importante después de la Segunda Guerra Mundial, y un gran amigo mío que era conocido como el más grande abogado, John Jackson, su tema era soberanía y el tema que él descubrió de forma elocuentísima fue la soberanía compartida. Cada que establecemos un acuerdo es soberanía, porque no se puede decir ‘no estuve de acuerdo’”.

Rechazó que la instalación de los paneles sea ceder soberanía, al recordar que el dirigente sindical de la AFLCIO, Richard Tronka, fue muy duro en la negociación pero aceptó que era negociable lo que se llevó a la adenda, al igual que dirigentes como Napoleón Gómez Urrutia, que acompañó esta negociación en la que quedaron fuera la figura de inspectores.

Con información de Silvia Arellano

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta