Este sábado 14 de diciembre se llevará a cabo la sexta subasta de bienes asegurados al crimen organizado; entre los lotes a subastar se encuentran 623 joyas, 8 inmuebles, 9 aeronaves, 22 vehículos, 7 autos de lujo y 674 lotes que en total tendrán un precio base de 175.8 millones de pesos.

Entre los autos de lujos que tienen un valor de salida de más de 2 millones de pesos, se encuentran tres Mclaren, un Ferrari, Aston Martin, un Lamborghini y un Corvette que está considerado, el más barato con un precio de salida de 567 mil pesos.

En esta subasta se venderán 9 aeronaves que fueron utilizadas por diversasorganizaciones criminales para el trasiego de droga de Colombia a Estados Unidos que fueron aseguradas en su mayoría al Cártel del Pacifico.

También 674 lotes que tendrán un precio base de 175.8 millones de pesos, además de 8 inmuebles.

Uno de estos predios, denominado rancho » El Centenario”, ubicado en Jilotepec, Estado de México, perteneciente a uno de los integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación y tres casas, dos pertenecientes al cártel del Pacifico, una de ellas le fue asegurada a Griselda López, madre de Ovidio Guzmán, líder de una célula de la organización criminal.

El tercer inmueble está ubicado en Los Cabos, Baja California Sur y perteneció a Francisco Javier Arellano Félix » El Tigrillo» , líder de denominado Cártel de Tijuana o Arellano Félix, tanto el rancho como las tres casas, no fueron compradas en la anterior subasta por miedo a las represalias del crimen organizado.

Sobre las joyas, se trata de 600 lotes compuestos de cerca de 2 mil 200 joyas. Entre los lotes el bien más caro, es el de un collar en oro blanco de 18 quilates y diamantes, el cual tendrá un precio de salida de 315 mil 900 pesos; también habrá un anillo de oro blanco de 14 kilates, dos diamantes de media luna blancos y un rubí, con un costo de 139 mil 100 pesos.

Los recursos generados por la subasta, serán destinados para la construcción del camino a La Yesca, Nayarit y crear caminos en Atarjea, Guanajuato.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta