En Oaxaca una joven saxofonista que fue rociada con ácido en el rostro acusó ante la Fiscalía General del Estado (FGE) como implicado a un ex diputado del PRI y empresario de una gasolinera en la zona mixteca.

María Elena Ríos Ortiz, de 26 años, fue víctima de un ataque con ácido, mientras estaba en su casa ubicada en una colonia popular del municipio de Hujuapam de León.

El ataque ocurrió el 11 de septiembre, mismo que le dejó secuelas en varias partes del cuerpo y por la gravedad de las lesiones se mantiene en un hospital en la capital oaxaqueña.

La joven indicó que el ex diputado local estuvo ligado con ella en algún momento y agregó que antes había ya había recibió amenazas de muerte.

El gobernador Alejandro Murat afirmó que no habrá impunidad y se castigara con todo el peso de la ley a los responsables y dijo que se apoyara a la víctima con el tratamiento médico.

Rechazó que haya impunidad y urgió un castigo ejemplar a los implicados en el ataque de la artista y dijo que le corresponderá a la FGE como organismo autónomo, actuar con firmeza para que haga valer la ley.

Adelanto que por su parte y junto con instancias federales están actuando para que la mujer agredida reciba el tratamiento médico, sea remitida a un hospital de especialidades para paciente con quemaduras.

“Yo le he pedido al fiscal que claramente esclarezca y por supuesto le caiga todo el peso de la ley aquel que haya ofendido a esta joven, lo lamento mucho”, dijo Alejandro Murat.

La Fiscalía de Justicia es autónoma, pero como gobernador he solicitado la petición para que se busque al responsable para que sufra las consecuencias.

¿Cuál es el apoyo médico que se le ha brindado a esta persona?

Estamos por desplazarla a un hospital especial para quemaduras, estamos trabajando eso coordinados con el área de victimas del gobierno federal para que pueda recibir todos los apoyos médicos.

Murat dejó claro que en su gobierno hay cero tolerancia a quienes agreden y lastiman mujeres, advirtiendo que hay un marco legal para actuar con firmeza, en contra de los agresores.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta