Una vez logrado el consenso entre todas las fuerzas políticas, el tiempo que tarde el proceso de ratificación del T-MEC ya no es tan importante, aseguró el subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana, Jesús Seade.

«Es una negociación que salió muy bien librada y en cuanto a los plazos la verdad es que nosotros no tenemos prisa. Si se ratifica en dos semanas o en dos meses, eso ya no es tan importante, creo que el mercado ya no va darle mucha importancia”, dijo.

No obstante, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que antes de que termine esta semana se enviara el texto del adendum firmado este martes en Palacio Nacional al Senado de la República para que inicie el proceso de ratificación, aunque reconoció que los tiempos están muy apretados.

En este sentido, explicó que en el Senado mexicano el tema deberá ser discutido y analizado por los legisladores, por lo que esto podría trasladarse hasta el próximo año cuando inicie el nuevo periódico legislativo.

Cuestionado sobre las garantías que existen para que el Congreso estadunidense finalmente ratifique el acuerdo, el canciller aseguró que estas garantías se dan por la seriedad que tiene el proceso y que hayan accedido a un adendum como el que se logró concretar después de más de un año de que el proceso permaneció trabado por ellos mismos.

Por su parte, Seade detalló que en el Congreso de Estados Unidos todavía tienen dos semanas activas, por lo que al contar con el respaldo de los demócratas la ratificación podría darse antes del 20 de diciembre y en el caso e Canadá, donde se podría demorar más, no por la falta de respaldo a la propuesta final, sino por la complejidad de su proceso.

A lo largo de la conferencia de prensa, el subsecretario Seade detalló los acuerdos que alcanzaron en esta última etapa de negociación en la que destacó la creación de un mecanismo de resolución de controversias para el tema laboral, la eliminación de la cláusula de protección a las patentes y el aplazamiento de siete años para integrar el sector automotriz con la producción nacional de acero; mientras que para el tema del aluminio la discusión será hasta dentro de 10 años.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta