La viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, informó que su gobierno asesorará al del presidente Andrés Manuel López Obrador en las reformas laborales que implementa en el país; además, indicó que el contenido de 70 por ciento de aluminio de la región en los automóviles de América del Norte es una gran ventaja en el acuerdo comercial.

«Canadá apoya mucho las reformas adicionales de México, nuestro propio gobierno cree mucho en la importancia de los sindicatos y de los acuerdos colectivos que, por otra parte, han jugado un papel muy importante se nuestro equipo negociador en el T- MEC.

«Algo de lo que hablamos hoy con el presidente López Obrador y su gabinete fue sobre las maneras en las que Canadá como amigo y socio puede ofrecer apoyo a México en esas reformas».

La funcionaria canadiense ofreció una conferencia de prensa ofrecida en la embajada de Canadá tras la firma de los tres países a las modificaciones de este tratado comercial que tuvo lugar hoy en Palacio Nacional.

Señaló que en verano pasado «el secretario del Trabajo de Canadá estuvo en la Ciudad de México para hablar de este apoyo y hoy invité al equipo mexicano para viajar a nuestro país y continuar con estas conversaciones».

Al ser cuestionada por una periodista canadiense acerca de por qué no se defendió más agresivamente la industria del aluminio canadiense, la viceprimera ministra dijo que los automóviles producidos en América del Norte deberán contener 70 por ciento del aluminio de la región y que esto implica una ventaja para su país.

«Una vez que el requisito del 70 por ciento de aluminio de Norteamérica entre en vigor va a dar una ventaja particular para Canadá y para Quebec, porque somos el principal productor de aluminio en Norteamérica».

Finalmente, sobre la ratificación del tratado en el parlamento canadiense dijo que espera la colaboración de todos los partidos.

«Como saben acabamos de tener elecciones, nuestro gobierno tiene minoría en el parlamento y en este momento estamos estableciendo los comités y estructuras parlamentarios, pero yo siento que este acuerdo es por el interés de Canadá y por ello estaría en condiciones de ratificarlo lo antes posible, lo que significaría ser buen vecino y socio con los estadounidenses y mexicanos.

«Hoy hablé con mis críticos del partido conservador y realmente espero que se unan a nuestro gobierno para ratificarlo lo más rápido posible. La verdad es que es un buen acuerdo para Canadá».

Explicó que ha sido un año de negociaciones muy difícil, con muchas diferencias entre los equipos, pero es un acuerdo muy importante especialmente en este momento con la Organización Mundial del Comercio y el mecanismo de resolución de controversias, que estaba generando grandes dudas.

«Yo añadiría que cuando empezamos está travesía entendimos que el tratado que necesitábamos alcanzar estaría en el mejor interés para los canadienses, pero también debía ser uno que fuera aprobado en los Estados Unidos. Sería un nuevo tipo de tratado: un tratado comercial más progresista».

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta