Pese a los históricos niveles de violencia que registraron este 2019, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, afirmó que el Gobierno de México seguirá apostando por la política de abrazos y no balazos como estrategia para construir la paz que el país necesita.

«Nosotros somos partidarios de la política de abrazos y no balazos, la violencia genera más violencia y por supuesto, el objetivo de fondo es ir a atender las causas estructurales que generaron estos niveles de violencia e inseguridad y tiene que ver con el problema de exclusión social que se acumuló durante muchos años en el país y que es necesario revertir”, comentó.

En conferencia de prensa, adelantó que en 2020 se anunciará un programa de trabajo encaminado a ir recuperando la ciudadanía y el tejido social en territorios donde gobiernan los llamados “poderes fácticos”.

«Hoy tenemos que ir encauzando las políticas sociales del gobierno no solo a fortalecer las capacidades individuales de desarrollo de todas las personas, sino también a la construcción de comunidad y ciudadanía, pero para ello vamos a tener que hacer un trabajo muy intenso para ingresar a muchos territorios donde lamentablemente la autoridad legítimamente constituida no es quien está ejerciendo plenamente sus funciones sino están los poderes fácticos interviniendo”, subrayó.

Reconoció que persisten zonas de gran riesgo y vulnerabilidad en el país, como la búsqueda de fosas que se realizó en Chichihualco, Guerrero, la semana anterior donde hubo hallazgos importantes, pero con acompañamiento de la Guardia Nacional por el peligro que implica el lugar.

Por esta razón, agregó, la primera estrategia de construcción de paz se realizará en esta misma entidad.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta