Después de haber sido presentado en exclusiva hace tan solo unos meses en Nueva York, llega a México uno de los modelos más deportivos y esperados de la marca Porsche, el Speedster.

Un vehículo que le hace el honor a una leyenda y que ahora revive como modelo 2020, después de un trabajo de ingeniería y diseño. Este modelo está basado en la anterior generación 991 del Porsche 911 (la actual es la 992).

El nuevo 911 Speedster está equipado con motor de seis cilindros bóxer, con 4,0 litros de cilindrada, que desarrolla una potencia máxima de 510 CV y 469 Nm de par motor. ¿Te suena? El mismo que el Porsche 911 GT3.

En el caso del Speedster, está asociado a una caja de cambios manual, de seis velocidades, que recibe todo el poder hacia el eje trasero. Los ingenieros de Porsche afirman que se debe a un tema de pesos. La manual de seis velocidades es más liviana que el resto (4 kilos menos que la manual de siete y 18 kilos inferior a la PDK).

Porsche Motorsport, ha sido el encargado de poner a punto este vehículo, alcanza una velocidad máxima de 310 km/h y cuenta con una aceleración, de 0 a 100, en tan solo 3,8 segundos, los ingenieros de Sttutgart han tenido que echar mano al peso, dejando un vehículo más ligero, 1.465 kilos. Es un automóvil que carece de techo y que debe incluir refuerzos específicos para compensar dicha ausencia.

La tapa del motor, las salpicaderas delanteras y el cofre son de fibra de carbono. Los paneles frontal y trasero también apuestan por un material compuesto muy ligero sobre la base de un poliuretano reforzado.

Obligado por el tema del peso, la cubierta de lona es completamente manual, aunque disponga de un mecanismo de bloqueo, con accionamiento eléctrico.

Respecto al sistema de frenado, el modelo alemán apuesta por los discos carbocerámicos PCCB. El chasis del 911 Speedster hereda parte de la tecnología que podemos ver en los GT3 y GT3 RS, con dirección al eje trasero incluida.

Debemos recordar que el 911 Speedster no es un modelo nuevo dentro del catálogo de producto del fabricante alemán. Su historia comienza en Estados Unidos, de ahí que la presentación oficial del automóvil haya sido en Nueva York.

Las variantes Speedster han sido parte de la historia de Porsche desde hace décadas. El predecesor del Porsche Speedster, el 356 1500 America Roadster, de 1952, tenía una carrocería de aluminio 100% artesanal. Pesaba unos 60 kilos menos que el 356 Coupé y alcanzaba una velocidad punta de 175 km/h. Unas prestaciones notables en su época, si tenemos en cuenta que hablamos de un motor de cuatro cilindros con 70 CV de potencia.

Hasta el año 2010 surgieron ocho modelos especiales del Speedster. Al 356 A 1500 GS Carrera GT Speedster de 1957, le siguió el primer 911 Speedster de 1988. Limitado a 356 unidades, el 911 Speedster de la generación 997, vio la luz en 2010, siendo el último modelo con esta denominación.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir

Dejar respuesta