El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó del hallazgo de restos de un predio virreinal en Mérida, en el cual fue instalado parte del convento y una capilla de las Siervas de María en el siglo XX, destacando elementos como pisos de mármol, cerámica, cornisa y cimentación de mampostería más antiguas.

El descubrimiento ocurrió como parte de los trabajos arqueológicos en un inmuebles ubicado en el estacionamiento de la calle 59 por 54 y 56 del Centro Histórico.

De acuerdo con el INAH, los hallazgos consisten en la cimentación del edificio de mampostería y pisos de mármol de carrera del siglo XVIII, así como de pisos de pasta, cornisas, molduras del siglo XIX y cerámica diversa.

Llamó la atención que incluso encontraron un monedero de principios del siglo pasado, que se presume fue utilizado por una mujer que hábito el inmueble, que muy probablemente corresponda a una religiosa de la orden de las Siervas de María, ya que ocuparon el inmueble hasta 1978.

En el predio todavía pueden observarse parte de las columnas y restos del altar de la capilla de influencia neogótica que embellecía el inmueble y que fue demolido en los años 80.

Los trabajos se realizan dentro del Proyecto Arqueológico del Centro Histórico de Mérida, a cargo de los arqueólogos Yoly Palomo Carrillo y Rafael Burgos Villanueva. Las excavaciones y sondeos controlados está siendo cofinanciado por la familia Abimerhi Oliver y el propio INAH, pues su intención es recuperar todo el material arqueológico del predio, así como ubicar la cimentación del inmueble histórico y determinar si es factible su reconstrucción.

Cabe mencionar que las Siervas de María llegaron a Yucatán en 1900 y se hicieron famosas porque estaban dedicadas al cuidado de enfermos terminales. El convento y la capilla permanecieron abiertas hasta 1978, hasta que las mojas fueron trasladadas a otro sitio, fuera del Centro Histórico.

En los años 80 inició el abandono del inmueble, mismo que presentó problemas estructurales por falta de mantenimiento, colapsando gran parte de él, hasta que el predio estuvo en ruinas.

Por cierto, en los hallazgos recientes, igual se ubicaron vestigios arqueológicos de la cultura maya, entre los que destaca una celosía tipo Puuc, del antiguo asentamiento prehispánico conocido como T´ho.

Esta nota originalmente se publicó en Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta