No son todas las personas las que gustan de presumir su edad. Una gran mayoría prefiere someterse a tratamientos faciales para que no se note el paso de los años, como podrían ser las arrugas.

Esto ha hecho que ciertas empresas ofrezcan diversos productos para embellecer el cutis o mejorar el contorno corporal, por ejemplo. Y conforme pasan los años buscan que los procedimientos sean más sencillos y accesibles para todos.

Tal es el caso de la biotecnología aplicada a la cosmiatría, donde microorganismos vivos se transportan por medio de una sustancia activa hacia las capas más profundas de la piel con el objetivo de llegar directamente a las arrugas y surcos.

A México llegó bajo el nombre de Baby Botox -de Novirsa- y se trata de un tratamiento facial inteligente.

La concentración de la toxina butolínica que contiene no es muy alta, por lo que se puede aplicar al público en general, sin dolor y con un efecto inmediato.

El tratamiento puede aplicarse a cualquier parte del rostro, cuello y manos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta