Alejandra Guzmán nuevamente dio de qué hablar hace unos días al posar en una foto presumiendo sus nuevas cejas. Los usuarios de las redes sociales criticaron sus facciones y rostro, señalando que ha abusado de las cirugías, por lo que se convirtió en objeto de memes. Sin embargo, son varios los famosos que han dañado su físico por tratar de verse mejor. Esto es un padecimiento psiquiátrico que lleva por nombre Trastorno dismórfico corporal.

Hay celebridades que abusan de las cirugías estéticas y deforman su físico como Michael Jackson. En la escena nacional está Lis Vega y Lyn May.

La psicóloga Leticia Esquivel, especialista en Terapia clínica y familiar, lo define como la obsesión intensa por mejorar su imagen. “Tiene varios niveles, hay básicos en los que haces cambios para sentirte mejor, y otros que vienen de una vivencia que tuviste en la infancia que marcó tu vida. Cuando creces, tratas de cambiarlo y no paras, quieres verte mejor ante los demás”, aseguró.

En el caso de los artistas, trabajan con su físico y esperan que los demás los vean bien. Por eso, constantemente se realizan cirugías para enfatizar sus cualidades y tapar lo que consideran como defecto. “Este trastorno también puede ser genético, algún familiar cercano pudo padecerlo. Como en el caso de Alejandra, su mamá Silvia, también se sometió a cirugías, la principal razón por la que lo hacen es para verse guapas ante los demás. Todo el tiempo se miran al espejo, pero éste es la mamá, la sociedad y la familia. En el caso de Alejandra, puede ser que Silvia Pinaltenga mucho que ver con su comportamiento actual, incluso ahora con su hija, Frida Sofía, que también trata de llamar atención”, detalló.

De acuerdo con Esquivel, esta patología no es curable, aunque sí tratable. Se debe acudir con un especialista dependiendo el nivel, se canaliza con un psicólogo o un psiquiatra. Para que el paciente acuda, primero tiene que reconocer que lo padece. Comúnmente, quienes detectan el padecimiento son los familiares, y después los médicos especialistas.

LA FALTA DE ÉTICA: SU ENEMIGO

El doctor Andrés Bello; cirujano plástico certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, detalló que los médicos son quienes están obligados a canalizar con un especialista a los pacientes que muestren indicios de trastorno dismórfico.

“Es necesario trabajar con un equipo multidisciplinario, que incluya psiquiatras y psicólogos que apoyen para solucionar el problema cuando los pacientes aún están a tiempo. Tiene mucho que ver con la ética de los médicos, hay quienes se dan cuenta que alguien no necesita cirugía, no se toman la molestia de referirlo a terapia. Por eso es importante acudir con doctores certificados”.

Para cualquier procedimiento, es indispensable que el médico explique al paciente los riesgos que conlleva. Estos pueden ir desde un sangrado, hasta una infección que ponga en riesgo la vida. El factor genético juega un rol importante, ya que hay quienes tienen cicatrización queloide (cuando una cicatriz queda con volúmen), y eso deriva en resultados desastrosos.

Esta nota originalmente se publicó en Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta