El laboratorio interdisciplinario del ITESO, Signa Lab de la Universidad Jesuita de Guadalajara señaló que los ataques contra periodistas y medios de comunicación que critican el ejercicio del gobierno federal de López Obrador, continúa y la forma agresiva de nombrar a los informadores ha ido escalando en los últimos 10 meses.

Durante la conferencia matutina el pasado 31 de octubre, el Presidente criticó a la prensa por la forma en la que se cubrió el operativo en Culiacán desde el 17 de octubre, dijo que algunos medios «se aprovechan de ciertas circunstancias para desatar ataques al gobierno».

«Gran parte de la conferencia matutina se centró en responder preguntas de los periodistas sobre el operativo fallido y la forma en la que las autoridades manejaron la información en las primeras horas de los ataques. Sobre las preguntas que formularon algunos periodistas, el presidente señaló que ‘lo más importante, lo que más nos interesaba de todo: [era] dar a conocer que se detenían las operaciones, porque estaba en riesgo la vida de la gente’, calificó como amarillista a algunos medios por ‘buscar la nota’ y citó una frase del político Gustavo A. Madero (hermano de Francisco I.  Madero): ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal'», reseñó el ITESO.

Ese mismo día y un par de horas después de la conferencia, aparecieron en Twitter los hashtags #PrensaSicaria, #PrensaCorrupta y #PrensaProstituida, que fueron en su mayoría, etiquetas utilizadas para atacar a los periodistas que le hicieron preguntas en materia de seguridad al Presidente.

El ITESO descargó las tres etiquetas del 31 de octubre al 4 de noviembre. Se incluyó también una descarga en stream (una fescarga en tiempo real) del hashtag (HT) #NoSoyBot del 1 de noviembre al 5 de noviembre, y una descarga de #PrensaProstituta, del 1 de noviembre al 6 de noviembre. Estos útlimos HT se volvieron tendencia en Twitter días después de que aparecieran #PrensaSicaria, #PrensaCorrupta y #PrensaProstituida.

Además de los HT principales, también se observan otros HT vinculados (es decir, que forman parte de la misma conversación), como #TextoServidores, #ComandanteBorolas, #ReporterosHuachiculeros, #PrensaCaca, #PeriodismoSicario, #PrensaAsesina y #PrensaVendida, que van en la misma línea de agresión contra los periodistas. También se perciben hashtags en apoyo al Presidente, como #AMLOElPueboTeApoya, #AMLOEstamosContigo o #CadaVezSomosMásConAMLO.

«La forma agresiva de nombrar a las y los periodistas ha ido escalando a lo largo de los últimos diez meses, de manera preocupante», advierte la universidad.

El ITESO documentó que el jueves 31 de octubre, después de la conferencia matutina de López Obrador, crecieron tres tendencias que se mantuvieron con alta presencia en la red, hasta el día 7 de noviembre. A las 3 de la tarde cobraba fuerza la actividad en torno al hashtag #PrensaCorrupta, que alcanzó 67 mil tuits.

«Dos horas más tarde se levantó #PrensaSicaria, que acumuló 112,400 tuits. En la noche irrumpió la tendencia #PrensaProstituida que llegó a los 188,300 tuits. Estos mapas de calor muestran los picos de actividad en una línea de tiempo», indicó en su estudio.

En su informe analizaron los casos de cuatro periodistas para mostrar el modo en que fueron agredidos en redes sociales, en tres momentos distintos: el caso de Irving Pineda y Luis Cardona después de la conferencia matutina del 31 de octubre en torno a lo sucedido en Culiacán; el caso de Silvia Chocarro, periodista española que atendió a la conferencia matutina del 6 de noviembre como parte de una misión internacional integrada por 17 organizaciones, y el caso de la periodista Jannet López Ponce, quien ha recibido agresiones y amenazas en Twitter por su trabajo enfocado en cubrir las conferencias de prensa matutinas.

 

El caso Irving Pineda

En la conferencia matutina del 31 de octubre, el periodista Irving Pineda, de TV Azteca, le preguntó al presidente qué pasó después de que llegaran las Fuerzas Especiales a detener a Ovidio Guzmán, y si algún miembro del cártel de Sinaloa negoció con las Fuerzas Federales para detener el operativo, a lo que el presidente responde «ninguna, pero si Azteca quiere poner eso, que lo ponga». Irving le dice que no es un asunto de Televisión Azteca, sino uno personal, y Andrés Manuel añade «son asuntos muy serios que requieren responsabilidad, y no se puede por el amarillismo poner en tela de juicio una acción tan importante que es un parteaguas en lo que era una política autoritaria, que nunca fue cuestionada por los medios, con honrosas excepciones».

En la conferencia matutina del 1 de noviembre, Irving Pineda le preguntó al presidente sobre los hashtags que estuvieron en tendencia desde el 31 de octubre: «Estas tendencias, al parecer, y de acuerdo a lo que han dicho algunos en noticieros radiofónicos, se hicieron de manera artificial, es decir, granjas de bots, cuentas falsas fue como se hicieron estas tendencias. […] Si algún funcionario del Gobierno Federal está metido en estos ataques a periodistas, ‘¿Usted lo va a separar del cargo?» a lo que Andrés Manuel López Obrador contesta «De inmediato»

 

 

 

El caso de Silvia Chocarro

Silvia Chocarro es una periodista española especializada en el tema de derechos humanos y la protección de la libertad de expresión, directora de «International Standards on Freedom of Expression: Guide for the Judiciary» (CIMA-NED), «Women in the Communication World» y también pertenece a un comité de la UNESCO sobre tendencias internacionales en libertad de expresión.

En la conferencia matutina del miércoles 6 de noviembre, Chocarro abordó el asunto de la violencia que sufren los periodistas en el país, y según la resolución de las Naciones Unidas sobre las narrativas denigrantes que ponen en riesgo la seguridad de los periodistas, preguntó al presidente acerca de su disposición a generar un compromiso de cuidar su discurso al referirse a la prensa para no legitimar la violencia que recibe:

 

«Las narrativas que estigmatizan periodistas aumentan el riesgo de que estos periodistas sean objeto de amenazas, y como Usted bien sabe, las amenazas acaban en violencia real. Esto, presidente, está ocurriendo hoy en México, así nos lo han manifestado estas más de 30 organizaciones y periodistas de más de 19 estados. […] Creemos que en un país donde se amenazan, secuestran, desaparecen y matan periodistas, creemos que desde la Presidencia, el gobierno, hay que tener un cuidado exquisito con el lenguaje. […] ‘¿Se compromete Usted, hoy, aquí, en este momento, a partir de ahora utilizar un lenguaje que en ningún caso pudiera estigmatizar el ejercicio del periodismo o a los y las periodistas?».

 

 

Jannet López Ponce

@Jannet_LP

No sé si deba tomar esto como una amenaza directa.

Lo dejaré para registro: esta cuenta se dedica a ofender y amenazar reporteros, y casualmente, lo único que retuitea es un canal de YouTube dedicado a lo mismo y que hoy, me agredió directamente con difamaciones muy estúpidas.?

 

A lo que Andrés Manuel López Obrador respondió «nunca he utilizado un lenguaje que estigmatice a los periodistas. Yo quiero estigmatizar a la corrupción, no a los periodistas. […] Lo único que se hace aquí es informarle a los ciudadanos. Garantizar el derecho del pueblo a la información.»

El ITESO documentó la nube de palabras se compone de 437 palabras, en un periodo de descarga del 4 al 11 de noviembre. Las cinco palabras más repetidas son española, periodistas, libertad, prensaprostituta y expresión.

«Las palabras que resaltan en esta nube son las que hacen referencia a la nacionalidad de la periodista, como España, extranjera, xenófobos, Cataluña, gachupín, gachupina, españolita, españoles, joder, monarquía, súbdita. En relación a ser una periodista extranjera que trata el tema de violencia en México, aparecen palabras en un tono de orden, como lárgate, metiche, ocúpate, vete, váyase, reclamarle, respeta o investigue», reseñó.

Jannet López Ponce es reportera de Milenio, encargada de cubrir las actividades presidenciales. Ella ya había recibido amenazas y agresiones en Twitter por su trabajo periodístico, pero incrementaron en los días que estuvieron activos los hashtags contra la prensa.

 

Periodistas, en la mira del «ala radical» pro AMLO

A principios de enero de 2019, LA SILLA ROTA documentó cómo mediados de diciembre de 2018 en una de las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, un reportero le preguntó si «se estaba echando para atrás» en su promesa de campaña de incrementar el presupuesto a las universidades públicas.

Habían pasado unos días de que el gobierno federal envió al Congreso su propuesta de paquete económico 2019 y no solo no había un incremento sino que el recurso para las universidades se había recortado seis por ciento. A eso se refería el periodista.

Aún no acababa la conferencia cuando vía WhatsApp los amigos y familiares del reportero le alertaron con capturas de pantalla de un video que ya circulaba en redes sociales con el título «Reportero intenta dejar en ridículo a López Obrador en público». El video del canal de YouTube «Nota Mex» alcanzó 70 mil 900 reproducciones y generó 454 comentarios.

«No deberían dejar entrar a estos reporteros mañosos y la forma como preguntan no es la adecuada»; «Es un animal este reportero no se informa solo (está) tratando de distorsionar la información»; «A este reportero lo mandan los del PRIAN»; «Pero publiquen el nombre del chayotero para quemarlo»; «Gracias por puntualizar, es importante que los mexicanos ubiquemos a estos chayoteros», «Pinche reportero nada más que lo vea y lo escupo», fueron algunos comentarios en el video entre los cuáles apareció su nombre y el del medio para el que trabaja.

 

Para Ana Cristina Ruelas, directora de la organización Artículo 19, «es preocupante el estigma contra los periodistas que preguntan» en las conferencias mañaneras.

«Hay un ambiente polarizado, estás con López Obrador o contra él. Se ha generado un estigma en contra del escrutinio», explica la promotora del derecho a la información y agrega que es necesario reconocer que el periodismo y la pluralidad son necesarias para una democracia.

Agregó que no basta con que el gobierno se manifieste a favor de la libertad de expresión.

«Hay dichos de Andrés Manuel que han generado estigmatización. Al referirse a la ‘prensa fifí’ sus seguidores pueden replicar ese discurso», refuta y agrega que por otro lado, la prensa en México se encuentra en un proceso de «rectificación» de la relación que tenía con el poder.

 

Esta nota se publicó originalmente en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta