La procuradora capitalina, Ernestina Godoy, hizo un llamado a la sociedad a no hacer una campaña en contra de Laura Karen Espíndola, y refirió que la carpeta de investigación que abrieron sus familiares será cerrada, al no acreditarse ningún tipo de delito en contra de la mujer.

Explicó que no habrá alguna consecuencia en contra de la joven y que por parte de la Procuraduría el tema quedará cerrado y no se criminalizará a Laura Karen.

Godoy Ramos enfatizó que los videos no los filtró el Gobierno capitalino como dijeron organizaciones feministas y que la PGJ no litiga en medios.

Ayer Laura Karen Espíndola fue buscada por el Gobierno capitalino hasta su aparición cerca de las 11:30 de la mañana.

El caso que conmocionó e impactó a muchos capitalinos dio un vuelco por la noche, luego de que se esperara la declaración de la mujer.

Y es que a través de videos de las cámaras de seguridad del bar Kali, se supo que Laura Karen no estuvo desaparecida, sino que estuvo 10 horas en dicho establecimiento.

Laura Karen Espíndola acudió a rendir su declaración ante la Fiscalía de personas Desaparecidas de la Procuraduría capitalina en la alcaldía Azcapotzalco, acompañada de policías de investigación y familiares, sin que a las afueras dijera nada al respecto.

Fuentes consultadas refieren que Laura Karen salió recostada sobre el asiento trasero de una patrulla y del lado del copiloto viaja su madre.

Estaba en un bar

Durante más de 14 horas, la supuesta desaparición de Laura Karen Espíndola generó una intensa movilización de los cuerpos de seguridad de la Ciudad de México, incendió las redes sociales al impactar los mensajes en Twitter a más de 26 millones de cuentas y tuvo una gran difusión en los medios de comunicación, cuando ella estuvo por espacio de 10 horas en un antro ubicado a 800 metros de su domicilio, en Coapa.

De acuerdo con un video captado en el bar Kali, en poder de las autoridades capitalinas, la joven ingresó alrededor de las 16:30 horas del martes 3 de diciembre y estuvo ahí hasta las 02:30 horas de ayer, acompañada de un hombre, de quien se desconoce su identidad.

Estos videos forman parte de la investigación que se inició luego de que Daniel Espíndola, hermano de la joven, pidiera ayuda a través de redes sociales para localizarla.

En las imágenes del video se observa a Laura Karen de pie conversando con su compañero, un sujeto vestido con playera azul y pantalón de mezclilla, quien en un par de ocasiones la abraza. De acuerdo con el reloj de la cámara son las 22:05 horas del martes pasado.

Un par de horas antes, Daniel subió a su cuenta de Twitter un mensaje alertando de la desaparición de su hermana, incluso publicó una foto de ella y parte de la conversación que tuvo Karen con su mamá alrededor de las 21:00 horas, en la que le decía que había tomado un taxi y que el chofer se había comportado de manera grosera.

Me equivoqué en confiar en mi hermana, no en mi esfuerzo: hermano de Karen

Luego de que se diera a conocer un video donde aparece Laura Karen en un bar en las mismas horas en que se le pensaba desaparecida, su hermano Daniel Espíndolarespondió a los cuestionamientos que le hacían esta madrugada en redes sociales.

“Aún sabiendo que me equivoqué en confiar en mi hermana, pero no me equivoqué en hacer todo mi esfuerzo para que no fuera la última vez que la vería con vida. Tantita empatía”, escribió vía Twitter.

“Dime, qué harías tú si llega un mensaje de tu hermana diciendo que el taxista se ve sospechoso? Dime qué haces? Yo puse toda mi fuerza en encontrarla”, respondió a un usuario que le preguntaba por el video en el bar Kali, al sur de la Ciudad de México.

Sin embargo, Daniel Espíndola no sólo tuvo que responder a preguntas sobre el tema de su hermana.

Desde el mismo miércoles que se viralizó la presunta desaparición de Laura Karen, otra mujer identificada como Carolina narró en Facebook que hace unos meses fue agredida por Daniel.

“El hermano de Karen fue mi agresor hace unos meses (…) así de chiquito es el mundo», cuenta la mujer. «Me alegro esté bien tu hermana”.

Ante ello, Daniel utilizó también Twitter para dar su versión, en la que explica que un sábado fueron a celebrar un cumpleaños y que Carolina estaba en estado de ebriedad. Cuenta que forcejearon y que incluso habría sido la misma joven quien lo aventó.

“Me levantó una denuncia, la cual no llegó. Jamás me negué a hablarlo, aún con quien estuviera de por medio, porque yo no debo nada”, sentenció Daniel en sus mensajes de Twitter.

«Al final, se quería salir con una botella del antro que era de otra persona y tuvimos que intervenir para que no pasara a mayores.

«En el camino, todos comenzamos a subir la voz por este incidente, todos. Hasta algunos vecinos salieron a ver qué onda. Ella y sus amigas le gritaron e inventaron a una patrulla que vigilaba la zona que las habíamos golpeado, cosa que era falsa.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta