Familiares de Pedro Alberto Lezama Hernández -becario oaxaqueño que el pasado 19 de noviembre se accidentó dentro del programa federal “Jóvenes Construyendo el futuro”- consideraron como “un milagro” que el estudiante de Pedagogía se esté recuperando luego de la cirugía a la que fue sometido anoche para retirarle una parte necrosada de su intestino.

En entrevista telefónica con Excélsior, Ángela Hernández Martínez, hermana de la mamá de Pedro, señaló que el joven de 24 años se encuentra recuperándose en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional “La Raza” del IMSS.

Aunque Pedro aún está inconsciente, sus médicos tratantes le comunicaron a la familia que su condición es estable, lo cual llenó de alegría a la familia pues antes de ser ingresado al Hospital La Raza había sido desahuciado.

«Esto es un milagro, porque mi hermana ya había visto las fotos de cómo tenía el intestino. Y desde Oaxaca y aquí en la Ciudad de México, en el hospital de Lomas Verdes le habían dicho que ya no había nada que hacer y ahora está mejorando.

«Ahorita ya le retiraron el intestino que tenía dañado. Él paso la noche bien gracias a Dios. Ya le retiraron los tubos que tenía conectados y ya está respirando por si solo”, explicó.

Señaló que lo que querían es que hubiera una esperanza de vida para su sobrino, “estamos agradecidos con Dios por esta esperanza de vida que nos dio para que se recupere y regresar a su casa”.

Al preguntarle si la familia Lezama Hernández solicitará algún apoyo al Gobierno federal, la tía de Pedro señaló que por el momento sus papás -Alejandro y Claudia Edith, quienes no se separan de su lado- están concentrando sus esfuerzos en salvar la vida de su hijo.

«Estamos agradecidos con Dios y lo único que pedimos es que mantengan a Pedro en sus oraciones

¡Que primero Dios! Pedro regrese a su casa con salud es todo lo que pedimos”, señaló Ángela Hernández Martínez, quien -a pesar de que radica en San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca- se está quedando junto con su esposo en la Ciudad de México para apoyar a Pedro y a su familia.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta