El pleno de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la reforma para cerrar la brecha salarial entre mujeres y hombres, además de reafirmar la obligación de instituciones y empresas públicas y privadas de remunerar de igual forma un mismo trabajo, sin discriminación por razón de sexo.

Con 400 votos a favor, los legisladores de los diversos grupos parlamentarios avalaron las adiciones a la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombresy las turnaron al Senado de la República para su análisis y ratificación.

De acuerdo con el dictamen aprobado, la política del Ejecutivo en la materia deberá considerar entre sus lineamientos el de promover la eliminación de la brecha salarial entre mujeres y hombres que realizan un mismo trabajo o un trabajo de igual valor, así como de la brecha en la participación económica entre mujeres y hombres.

«En matera de remuneración igualitaria, la reforma establece que “las instituciones y las empresas pública y privadas están obligadas a remunerar de forma igual la prestación de un mismo trabajo. ya se directa o indirectamente, y cualquiera que sea la naturaleza de la misma, salarial o extrasalarial, sin que pueda producirse discriminación alguna por razón de sexo en ninguno de los elementos”.

El dictamen de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados subraya que, en cualquier caso, la remuneración será proporcional a la responsabilidad.

Con información de Elia Castillo

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta