Ciudad de México.-

El superdelegado en Morelos y líder del PES, Hugo Flores, agradeció a sus diputados haber votado un presupuesto tan complicado que, asegura, le va a pegar a la economía del país el año entrante, porque destina cantidades brutales a programas sociales solo comparadas con el programa Solidaridad del sexenio de Carlos Salinas, con las que Morena construye una estructura social de cara a las próximas elecciones.

Durante una reunión privada con los diputados del PES, Flores dijo que aunque no están contentos con Morena, el PES votó el presupuesto porque López Obrador ha dicho que está muy defraudado de su partido y puede dejarlo, por lo que Encuentro Social ve ahí “un tema interesante” y hay que estar pendientes del timing político.

“Yo sigo creyendo que el Presidente no está contento. Yo voy ahorita a una reunión, la última reunión que tuvimos con él (los 32 superdelegados) muchas veces dijo que no estaba contento con Morena, que estaba muy defraudado, nos lo dijo otra vez y lo ha dicho públicamente. Nos lo dijo en esa reunión, que si Morena sigue igual él se iba a salir y les va a exigir que le quitaran el nombre”.

Acompañado del coordinador en San Lázaro, Jorge Argüelles, Flores habló del estado que guarda el PES de cara a la próxima elección, el registro que esperan conseguir el próximo año y la relación con Morena y el presidente López Obrador.

Se refirió a las reuniones que han sostenido los superdelegados con el jefe del Ejecutivo y narró algunos encuentros para agradecer a los diputados “su respaldo de estar votando cosas muy complicadas. Entiendo perfectamente el tema del presupuesto, si yo hubiera estado en sus zapatos hubiera estado en un dilema muy complicado”.

Diría que se trata de un presupuesto totalmente revolucionario, porque las cantidades para desarrollo social “son brutales, es muchísimo dinero y entiendo que la afectación, sobre todo en temas del campo, está complicada”.

Aunque resaltó que la relación con Morena es complicada porque es el PRD remasterizado y aquí no hay tribus, sino hordas de vikingos, el Presidente no es enemigo del PES y hay una buena relación con él, por lo que habrá que actuar con astucia e inteligencia para ver qué pasa sin pelearse con los morenos.

En varios momentos Flores intentó retirarse de la reunión informando que tenían reunión los 32 superdelegados con el Presidente.

“El Presidente nos convocó a los 32 delegados. Lo más que les puedo decir es que lo que está pasando con los programas sociales es muy fuerte y con los presupuestos que vienen yo no veo cómo, se los digo de manera muy sincera, porque algunos dicen con mucho entusiasmo, ‘nombre, a Morena no le va a ir bien en la elección’, y yo tengo mis dudas”.

“Tengo mis dudas porque sé qué es lo que se está construyendo y lo que se está construyendo es una estructura social posiblemente sin precedentes en la historia del país. El único… fue Solidaridad, de Carlos Salinas, pues hagan de cuenta que es eso, nada más que con tecnología. Con base de datos, con geolocalización, con asignaciones muy claras”, expuso.

Ante una treintena de diputados reunidos en el Hilton de Alameda, les pidió avanzar en la reconstrucción del partido, para luego definir si van o no en otra coalición con Morena, porque en el INE ya escuchó que sí obtendrá el registro nuevamente, al igual que el de Felipe Calderón, “que ha dado medio millón de pesos por asamblea y ya le encontró el modito” apoyado por los detractores de López Obrador.

Esta nota fue publicada por Milenio

 

Compartir

Dejar respuesta