El Gobierno de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, celebra este uno de diciembre su primer aniversario, en un periodo en el que las grandes medidas que ha tomado en materia aeronáutica fueron todas ellas un golpe contra la mayor aerolínea del país, Aeroméxico.

El Ejecutivo federal que ahora cumple un año comenzó dejando al país sin el aeropuerto capitalino en Texcoco que hubiera supuesto un salto adelante para la economía de México, alentando el voto en contra en una consulta para que el tráfico aéreo se repartiera en una tercera terminal situada en Santa Lucía, y quedando Aeroméxico como las más afectada por esta medida.

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, junto a esta medida de gran trascendencia a largo plazo, acogió como uno de sus ocho asesores económicos al dueño de Interjet, Miguel Alemán, tras lo que vino un inédito apoyo con recursos públicos al mayor competidor de Aeroméxico, a la que se rescató con créditos de Bancomext, de titularidad federal (El gobierno de AMLO rescata a Interjet con crédito de Bancomext).

En junio, AMLO dio a conocer una carta en la que el empresario Alberto Baillères le muestra su apoyo ante la posibilidad de que Estados Unidos hubiera fijado un impuesto de 5 por ciento a las importaciones provenientes de México, al tiempo que también citó en este sentido al dueño de Interjet, Miguel Alemán (Dueño de Interjet recibe gratitud de AMLO por apoyo contra Trump).

Pero más recientemente, este mismo jueves el presidente de México anunciaba que el Gobierno iba a ayudar a Interjet en su problema de deuda ante su disputa con Televisa, y exaltó que “tenemos la obligación de apoyar a las empresas nacionales. Vamos a estar pendientes para ayudar a que no quiebren” (Interjet: AMLO ofrece ayudar a los Alemán para evitar su quiebra).

Y el tercer punto que más le golpeó a Aeroméxico, junto a la política aeroportuaria y a las ayudas abiertas a su gran rival, fue la de dar permisos a Emirates para que compita en un vuelo entre Ciudad de México y Barcelona, ejerciendo la quinta libertad en España (Aeroméxico: “Que explique el Gobierno qué hace Emirates aquí”).

Ante ello, Volaris desbancó históricamente a Aeroméxico, Interjet y Viva Aerobus en tráfico de pasajeros durante los ocho primeros meses del año, cuando 3 de cada 10 personas viajaron a destinos domésticos con esta aerolínea, gracias a sacarle jugo a las malas rachas de sus competidores Interjet y Aeroméxico, que registran cifras negativas en pasajeros transportados.

Volaris aprovechó la falta de personal de Interjet a la hora de operar ciertas rutas, cuya crisis de deuda acontece sobre todo por una complicada gestión de flota de sus aviones rusas, como también sacó partido de la falta de capacidad de asientos disponibles de Aeroméxico, aquejada también de las prohibiciones a volar de su modelo Boeing 737 Max (Aeroméxico, Interjet y Viva sufren pérdidas en el arranque del año).

En suma, el primer año de AMLO ha estado marcado en materia aeronáutica en una sucesión de medidas que tuvieron como efecto hundir a la mayor aerolínea del país por número de flota, de ingresos y de rutas internacionales, pues Aeroméxico quedó como la más afectada por la cancelación del que hubiera sido el principal aeropuerto latinoamericano, y por el apoyo público a sus competidores.

Esta nota originalmente se publicó en Reportur

Compartir

Dejar respuesta