El dominicano César Emilio Peralta, conocido como el Rey de la cocaína y acusado de enviar miles de toneladas de drogas desde el Caribe a Estados Unidos y Europa, fue detenido este lunes en Colombia, informaron las autoridades dominicanas.

Peralta, de 44 años y llamado tambiénEl abusador, fue apresado en la madrugada en el sector de Bocagrande, en la ciudad de Cartagena de Indias, dijo en rueda de prensa el procurador general dominicano, Jean Alain Rodríguez.

El funcionario aseguró que la red que operaba Peralta, que según el FBI tenía nexos en Venezuela, Puerto Rico y Colombia, quedó «completamente desmantelada» tras más de 60 operativos que terminaron con la captura de 18 personas, entre estas cinco cabecillas de la banda.

Tres de ellas han sido extraditadas a Estados Unidos y una se encuentra en proceso de ser entregada a la justicia de ese país, indicó Rodríguez. El FBI ofrecía una recompensa de 100 mil dólares por información que condujera al arresto del Rey de la cocaína.

«Nos encontramos en contacto con el ministerio de Justicia de Colombia a los fines de coordinar su extradición ya sea a Estados Unidos o a República Dominicana, siendo de preferencia lo primero», agregó el procurador.

El procurador dominicano, Jean Alain Rodríguez, en conferencia de presna tras la detención del ‘El Rey de la cocaína’ en Colombia. (EFE)

La operación para aprehender a Peralta «comenzó hace una semana», reveló el vicealmirante Félix Alburquerque, jefe de la Dirección Nacional de Control de Drogas dominicana (DNCD).

«El Abusador había salido del país hace pocos días (…). Esta madrugada temprano pudimos dar con su captura en Colombia», afirmó Alburquerque en la misma conferencia. Junto con Peralta fueron apresados tres colombianos y un dominicano, añadió.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó en agosto pasado al dominicano en su lista negra de narcotraficantes por coordinar supuestamente el envío desde Santo Domingo de «toneladas de cocaína y cantidades significativas de opioides» hacia Estados Unidos, Puerto Rico y Europa.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta